Las 4 estaciones del ciclo menstrual

Por Beatriz Larrea

Esta columna es parte de nuestra serie #WellWednesday donde distintos expertos comparten información, experiencias y sus filosofías de bienestar.

 

¿Qué es un ciclo menstrual regular? Cada mujer es diferente y no existe un ciclo perfecto. Tú tienes que encontrar tu normalidad, y lo importante es prestar atención a si tu normalidad cambia.

En nuestra columna anterior te hablé sobre los estrógenos y la progesterona, las hormonas más importantes en la vida de una mujer. También sobre cómo debemos entender nuestro ciclo menstrual y la importancia para la salud.

Hoy te quiero explicar este proceso en detalle, que dividí en cuatro estaciones que en conjunto suelen durar entre 26 y 34 días.

 

Invierno: la menstruación

Tu ciclo empieza el primer día de la menstruación. Aquí se da tu punto hormonal más bajo, estrógeno y progesterona están por los suelos y tú también te sientes por los suelos. Estas hormonas caen en picado y te dejan sintiéndote como un trapo de cocina, sin energía. Cae la serotonina y viene un pico de inflamación sistémica debido a las prostaglandinas. Todo esto es lo responsable de los síntomas que tienes unos días antes de que te venga la regla. Al igual que el inverno, esta etapa es un momento para bajar el ritmo, descansar, un momento de tranquilidad y reflexión.

 

1- Humor

Tu cuerpo está trabajando en eliminar capas que no son útiles. Tú puedes hacer lo mismo, deshazte de pensamientos o emociones que ya no te sirvan. Prepara el terreno para una nueva etapa. Muchas mujeres tienen más sensibilidad emocional, creatividad, somos más intuitivas y tenemos más fuerza de voluntad.

 

2- Sueño y mente

Los niveles bajos de progesterona y estrógeno hacen que tu sueño sea difícil y menos profundo. Date la oportunidad de estar tranquila y de dormir lo que necesites. Tu cuerpo te está hablando, está gastando energía en la menstruación, por lo que estás más cansada. Más o menos al día 3 empiezas a tener más energía, ya que el estrógeno empieza a subir. Buen momento para comenzar nuevos proyectos.

 

3- Comida y ejercicio

Adiós estrógeno, adiós serotonina, lo que hace que te sientas un poco triste y que tengas antojos. Estos antojos de dulce se hacen más pronunciados porque tenemos niveles más bajos de azúcar en sangre. Pero si te dejas guiar por esos antojos, generarás más problemas de hipoglucemia y le darás más poder a las prostaglandinas inflamatorias. Haz ejercicio suave como andar, yoga, tai-chi ¿Qué comer? Enfócate en alimentos altos en hierro como carne de buena calidad, lentejas, alubias y siempre acompaña con vitamina C. La quinoa también es una buena opción, ya que contiene hierro, magnesio y proteína. Incluye jengibre en tu cocina y especias como cúrcuma. El jengibre ayuda con el dolor y el té de menta también.

 

Primavera: Fase folicular

Es la mejor etapa del ciclo a nivel emocional y físico

 

1- Humor

Arriba el estrógeno, por lo que te sientes con vitalidad y optimismo, la testosterona te da energía, confianza en ti misma y motivación. Momento para generar masa muscular y el apetito sexual comienza a subir. Es momento de socializar y conectar con amigas. Tu piel está fantástica, sin acné y te ves brillante y bonita.

 

2- Sueño y mente

El sueño está bien, aunque el mejor momento es en el pico de progesterona. Ahora no queremos dormir, estamos en busca de tener relaciones, lo que también puede hacer que no tomemos las decisiones más acertadas con respecto a los hombres. Las hormonas nos enamoran ☺ La subida de estrógeno hace que tu mente esté clara, enfocada y que tu memoria funcione correctamente.

 

3- Comida y ejercicio

Algunos días antes de la ovulación suben los niveles de estrógeno y testosterona para atraer a una pareja y tener apetito sexual. Es probable que te sientas más femenina y con confianza. Es una trampa de la naturaleza, preparándote para los días de ovulación y asegurando la reproducción y supervivencia de la especie. Tendrás menos antojos, menos hambre y fuerza de voluntad. Naturalmente, puedes perder un poco de peso. Con este pico de energía es buen momento para hacer deporte ¿Y qué como? Nutre tus niveles de estrógeno sano con alimentos como verduras de hoja verde, semillas de lino y alimentos altos en fibra como lentejas, alubias, garbanzos, higos, alcachofa y cereales integrales.

 

Verano: Ovulación

Si todo sucede como debe, es momento de florecer. No solo tus óvulos están preparados, sino que tus hormonas llegan a su mayor pico y esto se refleja en tu vitalidad, belleza, peso, energía y apetito sexual.

 

1- Humor (y sexo)

Lo único que le interesa a la naturaleza es que encuentres una pareja y te reproduzcas. El estrógeno y la testosterona incrementan tu libido, tu belleza y tu confianza en ti misma. Es más fácil experimentar un orgasmo. Los hombres nos encuentran más atractivas, será nuestra piel brillante y el olor que soltamos, estamos más atraídas por hombres que tienen el “gen en atlético”, que para cada mujer es diferente, puede ser el olor, la mandíbula, los músculos o la inteligencia. El problema es que si tu hombre no cubre esta descripción es probable que tus impulsos te lleven a buscar por otro lado. Es más probable la infidelidad. Tenemos más fuerza física. esto al parecer es la naturaleza dándonos súper poderes para protegernos de los machos agresivos que detectan nuestros síntomas de fertilidad y olores sexuales (feromonas).

 

2- Mente y sueño (y sexo)

La ovulación normalmente sucede en el pico del apetito sexual, optimismo y buen humor. Estás resplandeciente para atraer al sexo contrario. Nuestra mente y concentración están en estado óptimo, estamos en el mejor momento para aprender cosas nuevas y para solucionar problemas. Estamos más dispuestas a salir, conocer y socializar. El pico de estrógeno ayuda a dormir, pero algunas necesitamos la progesterona. Pero no te preocupes, la progesterona empieza subir para que en vez de lidiar con hombres quieras dormir.

 

3- Comida y ejercicio (y sexo)

En este periodo tendemos a movernos más, tener más relaciones sexuales y comer menos. El apetito baja ¿Y qué como? Tienes poco apetito, así que es momento de comer poco y sano. Practica ayuno intermitente, haz limpiezas con sopas y smoothies. Opta por ensaladas con mucha verdura y grasas saludables. Asegúrate de incluir pescados pequeños, frutos rojos, semillas de chía, cáñamo y lino para asegurar poca inflamación en la siguiente fase.

 

Otoño: Fase lútea

Ya has ovulado, te quedases embarazada o no. En esta fase los cambios hormonales son más pronunciados.

 

1-Humor

Al principio de esta etapa sigues con un “subidón” hormonal de manos del estrógeno y la testosterona, y además ya tienes a tu amiga la progesterona entrando a la pista de baile. Momento perfecto. Sin embargo, una semana antes de tu periodo niveles de estrógeno comienzan a bajar, lo que hace que te sientas de mal humor, baja energía y cansada. Ahora quieres pasar más tiempo sola, te olvidas de los hombres y quieres descansar y dormir. Si tienes síndrome premenstrual aquí es donde empiezan los síntomas. Estás más sensible, irritable, reactiva y cansada. Al final de la fase lútea tu energía empieza a bajar. Es buen momento para hacer introspección, estar sola y descansar.

 

2- Sueño y mente

Durante la primera fase la progesterona va para arriba, pero lo que sientes es que estás calmada, tranquila y serena. Duermes bien. Sin embargo, cerca del periodo, las hormonas empiezan a bajar, tu sueño tendrá problemas y puedes tener pesadillas.

 

3- Comida y ejercicio

Al principio de esta fase tendrás energía, pero al final es mejor que hagas actividades más tranquilas. Escucha a tu cuerpo. En cuanto a la comida, en el pico de progesterona se ha demostrado que se te antojan más alimentos grasos, lo cual es normal, ya que se busca regular la inflamación y la guerra entre prostaglandinas. También se te puede antojar más la carne en preparación para la pérdida de hierro en la menstruación. Cuanta más anemia, más PMS.

Los estudios han demostrado que al final de esta fase incrementamos las calorías en un 10%, tenemos más hambre y comer sano es más complicado. Tenemos mayor preferencia por alimentos dulces, esto es posible que sea porque hay un aumento en el requerimiento de energía en preparación para la menstruación. Al caer el estrógeno, cae la serotonina y tienes antojos para hacerte sentir mejor, lo que buscas son hidratos de carbono. Aquí se da el clásico antojo de chocolate, por las hormonas de la felicidad, pero también por el requerimiento de magnesio.

Cuanto más pronunciados sean tus cambios hormonales, más síndrome premenstrual. Por eso es importante nivelar y estabilizar con suplementos y alimentación. Incrementa los hidratos saludables. Adelante con el chocolate 85% o cacao puro para mejorar tu humor y asegurar el magnesio. Al final de esta fase tienes que tener MUCHO cuidado, porque tendrá un gran impacto en el síndrome premenstrual. Consume semillas de girasol y calabaza. Aceite de onagra. Y sobre todo NO consumas azúcar, ya que genera mucho acné. Lleva una dieta anti-inflamatoria. Evita la sal para reducir la retención de líquidos.

¿Y el sexo? Nada, el estrógeno empieza a bajar y adiós al apetito sexual. Ahora buscas más cariño y abrazos. A nivel biológico, en esta etapa estamos diseñadas para nutrir relaciones de las que dependemos para nuestra seguridad. Somos más detallistas y cariñosas. Esto se cree que es porque si había embarazo, nuestra supervivencia y la de nuestra cría dependería de las relaciones sociales y alianzas que construyéramos. Buscamos seguridad.

 

 
Etiquetas
mujer, wellwednesday, salud intima, menstruación

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.