Mira la huella de contaminación que deja la Navidad

"La Estación Espacial lleva un día parada mirando las luces de Navidad". La frase es del alcalde de la ciudad española de Vigo, Abel Caballero, para describir el destello lumínico que habría causado en el planeta el inicio de las fiestas en su localidad. Tan en broma se lo tomó, que en su discurso de encendido le sugirió a los astronautas que se pusieran “gafas de sol” para que no les afectara la intensidad de la luz.

Desde el 20 de noviembre en Vigo se encienden cada noche once millones de luces LED. "El mensaje de despilfarro que está enviando el alcalde con los 'millones de luces' de Navidad es una negación del cambio climático”, denunció Antón Lois, portavoz de la ONG Amigos da Terra en un reportaje de El Español.

Y el ejemplo de este ayuntamiento no es aislado. Madrid y Málaga destacan en el ranking de las mejores luces navideñas de Europa que elaboró este año Best European Destinations. Ambas ciudades lideran en España la pelea por ver quién –literalmente– deslumbra más a los visitantes, una tabla de posiciones donde el alcalde Caballero dice que no figura Vigo por cuestiones políticas.

¡No nos acusen de ser un Grinch! Nada más lejos de eso. Pero en enero, cuando se acaben las fiestas, el planeta estará más contaminado y todos un paso más atrás en la tarea de evitar el cambio climático. El Instituto para la Diversificación Ahorro de Energía de España estima que por cada hora que las luces LED pasan encendidas se arrojan al ambiente alrededor de 340 gramos de CO2. La calculadora no da para multiplicar las consecuencias.

 

Hasta el color tiene que ver

Aunque el uso de las luces LED fue un paso en el camino a la sostenibilidad, en comparación con las bombillas tradicionales, la tarea está lejos de cumplirse. "En su fabricación se emiten muchas toneladas de CO2, se extraen tierras raras que son muy contaminantes y su minería es uno de los fenómenos más destructivos del planeta", explicó a National Geographic el astrofísico y experto en contaminación lumínica, Alejandro Sánchez de Miguel.

Incluso el color de bombillas que se ha puesto de moda en España es más contaminante que el de sus pares de la región. Sánchez de Miguel explica que la luz blanca contamina más, no es especialmente útil para la visión, afecta a más especies e impacta en la regulación hormonal de las personas: “Si nos centramos por ejemplo en la luz azul, la verde y la roja, donde el ser humano tiene una máxima sensibilidad, la luz azul es la que más se dispersa en la atmosfera y en nuestro ojo".

Irmela Colaço, portavoz de la Alianza del Medio Ambiente y de la Protección de la Naturaleza en Alemania, entiende que la iluminación de Navidad es parte de una tradición que “sería una pena acabar”. Y desde lo que todos podemos hacer en casa, sugiere plantearse cuántas luces realmente se necesitan: “en las noches, por ejemplo, cuando me acuesto, ni mis vecinos ni yo vemos las luces, entonces no tiene mucho sentido dejarlas encendidas”, dijo en un reportaje de DW.

En el mercado existen reguladores automáticos para determinar la hora exacta del encendido en casa, dice la especialista alemana. Y nunca está de más decirlo: Colaço pide que si tiene en su hogar alguna de las guirnaldas de luces con las viejas bombillas, se desechen adecuadamente y se cambien por luces LED. Podría reducir su consumo en hasta un 90%.

 

Más allá de la luz

Además de la iluminación de Navidad, estas fiestas traen consigo otras fuentes de contaminación. El Instituto Nacional de Estadística estima que de los 4 millones de residuos que cada español genera anualmente, alrededor de 30% lo tira en esta época a causa de los envoltorios, cajas de papel, cartón, pilas y plásticos de un solo uso.

También un foco importante está en la comida. Un reciente estudio publicado por la app Too Good To Go revela que 26% de los españoles desperdicia comida durante estas fiestas y 36% dijo que tira más alimentos en estas celebraciones que en cualquier momento del año.

“Este análisis indica que entre el 10% y el 20% de la comida que se compra y se cocina durante estas fiestas en los hogares españoles se acaba desperdiciando. En este sentido, Nochevieja es el día señalado por la mayoría en el que más alimentos acaban en la basura, seguido de la Nochebuena y el día de Navidad”, informa Food Retail ¡Comenzamos el año con mal pie!

Aquí te dejamos seis consejos para que vivas una Navidad más consciente sin dejar de celebrar lo importante de esta fecha.

 

 

Etiquetas
contaminación, navidad, iluminación

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.