Beauty Sleep, la noche es su momento

por Carmen Lanchares

 

Esta columna es parte de nuestra serie #WellWednesday donde distintos expertos comparten información, experiencias y sus filosofías de bienestar

 

La piel es un material sensible, que reacciona ante todo estímulo, bueno o malo, interno o externo. Un infalible termómetro de estilo de vida que registra tanto los cuidados que le prodigamos como los daños que le infringimos. Y en estas fechas de gincana festiva, con días tan ajetreados como noches cortas, la sometemos a una sucesión de provocaciones que nos ponen difícil mostrar nuestra mejor cara.

Queremos ser las más guapas de la fiesta y nos empleamos a fondo en ello maridando, según los dictados de YouTube o TikTok, productos para realzar y camuflar persiguiendo la magia de una piel perfecta. Pero es solo un efecto cenicienta. Dicho esto, si por algo merece la pena robarle horas al sueño es por una buena fiesta. El problema, en realidad, es que dormimos poco, muy poco, día tras día.

Hay quien quiere y no puede: aquejados de un insomnio pertinaz y otros trastornos del sueño, allí está un 45% de la población, según la Sociedad Mundial del Sueño. Y hay quien puede, y no quiere, con el convencimiento de que dormir es perder el tiempo. En ambos casos, la piel lo paga en forma de envejecimiento prematuro, un tono más pálido, apagado u opaco, arrugas más marcadas y bolsas y ojeras más acentuadas.

 

El sueño es el mejor cosmético

Así lo asegura el dermatólogo británico Anjali Matho en ‘The skincare bible’ (la biblia de la piel), donde sentencia que dormir bien es uno de los mandamientos básicos de la belleza. Si el cerebro y el organismo lo necesitan para repararse, la piel, agredida por todos los flancos durante todo el día, tiene motivos más que suficientes para reivindicar una buena cura de sueño.

No hace falta recurrir a la ciencia para constatar los estragos cutáneos de una noche corta. El espejo nos lo cuenta al día siguiente: dormir poco nos resta atractivo. Sin embargo, los estudios han demostrado que las consecuencias van mucho más allá. La falta de sueño afecta a la función barrera, a la pigmentación y a las defensas, así como a la estructura o el sistema de termorregulación cutáneos. Paralelamente, se ha verificado que las distintas células de la piel tienen su propio reloj interno, además de seguir el ritmo circadiano que marca el cerebro. Y dicho ritmo afecta a múltiples funciones, desde la hidratación o la producción de sebo hasta la regeneración celular o su eficacia como escudo protector. Actividades, todas ellas, que tienen su propio tempo y su tiempo.

Por ejemplo, ilustra el doctor Matho, la producción de grasa tiene su pico alto a primera hora de la tarde, mientras que el más bajo lo registra durante la noche. Asimismo, en estas horas nocturnas es cuando la epidermis pierde más agua, motivo por el cual conviene aportar un extra de hidratación a las pieles más secas antes de acostarse.

La buena noticia es que mientras dormimos la barrera cutánea es más permeable y por tanto es el momento idóneo de aplicar los tratamientos específicos a cada necesidad cutánea, como fórmulas despigmentantes para minimizar las manchas o los retinoides para reducir el envejecimiento. Además, la proliferación celular es treinta veces mayor por la noche en comparación con el mediodía, un proceso de renovación que podemos optimizar si utilizamos cosméticos con alfahidróxiácidos (AHA) antes de irnos a dormir.

 

Aprovecha las horas doradas (ladillo)

Ponernos en modo sueño y obtener todos sus beneficios reparadores requiere dormir en el tiempo circadiano correcto. Y es que no nos renta igual hacerlo de 10 de la noche a 6 de la mañana que de 2 de la madrugada a 10 de la mañana. En ambos casos, aunque la cantidad, ocho horas, es la misma, no lo es la calidad. Y es que durante las llamadas ´golden hours’, entre las 22/23h y las 2h, es cuando la piel alcanza su mayor actividad reparadora, coincidiendo con la fase de sueño más profundo.

En definitiva, la piel no escapa a los pautas de la cronobiología, tampoco a los beneficios extra de un sueño de calidad, un sueño que, según la Sociedad Española de Neurología (SEN), depende de tres factores: la duración (entre 7 a 9 horas); la continuidad, sin fragmentación; y la profundidad, puesto que debe ser lo suficientemente profundo para ser reparador.

Estas 10 claves te ayudarán a mejorar tu higiene de sueño y a sacarle todo el partido a esas preciosas horas doradas.

1. Mantener una pauta regular de sueño, con un horario estable para dormir y levantarse.

2. Evitar cenas copiosas y la ingesta de alcohol.

3. Prescindir de la cafeína y las bebidas excitantes entre seis y siete horas antes de ir a la cama.

4. Dedicarse un tiempo al autocuidado antes de acostarse: realizar una buena limpieza facial y aplicar el tratamiento nocturno más adecuado a las necesidades de la piel con un suave masaje manual, un roller de jade o un gua sha.

5. El ejercicio siempre es bueno, aunque -y en esto no hay unanimidad- se dice que es mejor entrenar por la mañana que al atardecer.

6. Mantener la habitación ventilada y con una temperatura por debajo de los 19º.

7. La cama debe ser cómoda y las sábanas de tejido transpirable. Los textiles demasiado pesados impiden la ventilación y dificultan la termorregulación.

8. Eliminar todo tipo de luces en el dormitorio. Un buen sueño requiere oscuridad, ya que la fina piel de los párpados deja ‘traspasar’ la claridad, interfiriendo con un descanso reparador.

9. Evitar el uso de pantallas (ordenador, smartphone, etc..) al menos un par de horas antes de acostarse. La luz azul de estos dispositivos hackea nuestro sueño al inhibir la producción de melatonina (la hormona que regula el ritmo biológico de sueño/vigilia) y poner el cerebro en alerta.

10. Un truco para conciliar mejor el sueño: Respirar a un ritmo lento y profundo disminuye el ritmo cardíaco y ayuda a relajarse. Inhala por la nariz durante un par de segundos, llenando el estómago; luego, presiónalo suavemente mientras vas exhalando de forma pausada.

 
Etiquetas
belleza, cuidados de la piel, wellwednesday

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.