Postbióticos: ¿el futuro de la cosmética?

Por Anabel Grisaleña

 

A la línea de los prebióticos y probióticos enfocados a la mejora de la salud, ahora se ha sumado un nuevo grupo de compuestos: los postbióticos. No solo ayudan a mejorar la salud del intestino o del sistema inmunológico, sino que además son capaces de interactuar con nuestra piel.

 

Las terminologías son muy similares, por lo que es importante diferenciar entre el significado de cada uno de ellos. Los probióticos son bacterias saludables y “buenas” que se encuentran en nuestro intestino, que ayudan a convertir la fibra en compuestos que tienen beneficios para nuestra salud. En cambio, los prebióticos son nutrientes (principalmente la fibra) que se encargan de alimentar a las bacterias “buenas” del intestino.

 

A diferencia de estos dos, los postbióticos son compuestos bioactivos que son producidos por las bacterias probióticas cuando consumen los prebióticos (es decir, la fibra). Parece un trabalenguas, pero no os preocupéis. De todo se encarga el organismo. Lo importante es saber que todos ellos, debido a sus propiedades beneficiosas para nuestra salud, se han utilizado recientemente tanto en productos de belleza como en los de cuidado personal.

 

¿Cómo actúa?

La función de los probióticos en los productos para el cuidado de la piel es integrar bacterias vivas y beneficiosas en ella. Algunos ejemplos de estas serían lactobacillus o bifidobacterium. Aplicar los probióticos de forma tópica podría fomentar una mayor biodiversidad en el bioma de la piel, que tiende a perderse debido a factores contaminantes en el ambiente o por el propio estrés.

 

A pesar de que esto es la teoría, en la práctica no funciona exactamente igual. La mayoría de los productos modernos para el cuidado de la piel contienen conservantes, que a pesar de mantener la fórmula libre de patógenos, también cancelan el efecto de los probióticos (al no tener la capacidad de identificar lo que debería estar vivo -probióticos- de lo que no debería -bacteria o moho-).

 

Hoy las marcas tratan de llevar a cabo investigaciones tecnológicas, formulando nuevas mezclas que puedan garantizar que estas cepas sigan vivas. No obstante, esto tiene un alto precio y es necesaria la documentación por parte del consumidor para asegurarse de que la marca realmente proporcione estos activos de forma efectiva.

 

La alternativa más segura

Algunas investigaciones recientes han identificado múltiples beneficios en estas bacterias (los postbióticos) que viven en nuestra piel de forma natural. Se presentan de manera natural en nuestra piel en varias formas. Por ejemplo, la cepa staphylococcus epidermis que produce enzimas serinas proteasas específicas, o la cepa staphylococcus hominis que produce péptidos antimicrobianos capaces de apoyar la función de la piel.

 

¿Qué quiere decir esto? Pues que si no estuviésemos expuestos a factores externos, nuestra piel sería capaz de armonizarse por su cuenta. Por esto, los investigadores trataron de recrear en masa estas cepas, sin necesidad de inactivar las bacterias. Esto quiere decir que se pueden crear activos específicos capaces de activar inmediatamente el diálogo cruzado con la piel. En otras palabras, los activos pueden reaccionar con la piel de forma que inspiren cambios en ella, en lugar de solo aportar cambios superficiales.

 

El ejemplo de los lactobacillales

Esta bacteria sirve para “educar” nuestra piel, hay muchas durante nuestra juventud y a medida que envejecemos van desapareciendo. Lo que hace es enseñar a nuestra piel a actuar joven y a revitalizar su función de barrera. Ahora, gracias a la nueva tecnología, se podría recrear biológicamente estos postbióticos naturales e integrarlos en el cuidado de la piel.

 

Una vez aplicados en nuestra piel, la bacteria se comunicaría con los receptores (de proteínas, del crecimiento epidérmico o los de tipo toll) para mejorar la regeneración de la epidermis, la hidratación de la piel y reducir los signos del envejecimiento.

 

Etiquetas
probióticos, postbióticos, cuidado de la piel, cuidado personal, belleza

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.