Descubre si tienes una deficiencia de vitamina D

Por Anabel Grisaleña

 

Aunque las reuniones en terrazas no se detienen en España durante los meses de otoño e invierno, la acción del Sol durante este periodo no es suficiente para alcanzar un nivel adecuado de vitamina D: Las estadísticas revelan que 40% de la población adulta y 80% de los mayores de 65 años en el país sufren deficiencia.

 

El 90% de la vitamina D que necesita nuestro cuerpo viene de la acción solar, y tan solo un 10% se obtiene a través de la dieta. Así, la teoría de los expertos es que las largas horas que pasamos en la oficina o encerrados en casa impiden unos niveles óptimos, así como el aumento que hemos hecho de la protección solar con el fin de evitar el cáncer de piel. También, cada vez son más quienes acusan a los tóxicos como el bisfenol A, los ftalatos y el triclosán, presentes en productos que usamos a diario.

 

Otras razones que pueden causar una deficiencia de vitamina D, según las investigaciones de Medline Plus son: no obtener suficiente de esta vitamina en la dieta, sufrir un problema de mala absorción de nutrientes, mal funcionamiento del hígado o riñones para convertir la vitamina D en su forma activa en el cuerpo. También tomar medicamentos que interfieran con la capacidad del cuerpo para absorber estos nutrientes.

 

¿Quiénes están en riesgo?

 

Realmente cualquier persona puede llegar a desarrollar una deficiencia de vitamina D debido a la escasez de nutrientes que la aportan. Sin embargo, hay determinados factores de riesgo que hacen que una persona sea más propensa a sufrirlo. La dietista especialista en nutrición funcional, Whitney Crouch, le explica a MindBodyGreen cuales son los 6 grupos de personas de riesgo:

 

1. Personas con tonos de piel más oscuros, que tienen una capacidad reducida para producir vitamina D a partir de los rayos UV debido a la melanina en su piel.

2. Cualquier persona con una exposición limitada al sol. Se sugiere que para tener los niveles adecuados alguien pase entre 5 y 30 minutos, tres días a la semana, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde bajo el sol.

3. Personas con sobrepeso u obesidad que han aumentado significativamente las necesidades de vitamina D.

4. Aquellos que sufran problemas de salud que afecten el hígado o los riñones.

5. Personas con dietas bajas en grasas o que no las absorben adecuadamente (ya que la vitamina D es soluble en grasas).

6. Personas que no consumen regularmente un suplemento que contenga vitamina D.

 

Síntomas por los que preocuparse

Para saber si estamos sufriendo de deficiencia de esta vitamina, es necesario que prestemos atención a las señales que nos envía nuestro cuerpo. El único problema es que estos signos no están únicamente relacionados con la vitamina D y podrían significar que sufres de otras patologías.

 

Un estudio publicado por la Revista de la Sociedad Española del Dolor asegura que los síntomas más frecuentes de bajos niveles de vitamina D incluyen: hinchazón, rigidez y dolor en las articulaciones. Asimismo, otras fuentes también mencionan el cansancio, la depresión, la falta de bienestar general, el sistema inmunológico debilitado o la pérdida del rendimiento habitual (sobre todo cuando se realiza un entrenamiento).

 

Cuál es el riesgo

La deficiencia de vitamina D puede desencadenar en múltiples enfermedades, explican los expertos de Medlineplus. En estas circunstancias, el cuerpo absorbe menos calcio y menos fosfato. Esto puede provocar una pérdida de la densidad ósea, lo que puede contribuir a la aparición de osteoporosis y aumentar la posibilidad de fracturarse un hueso.

 

Es importante saber que esto no solo impacta en adultos, en los niños puede significar la pérdida de masa muscular y el raquitismo. Esta última se trata de una enfermedad que hace que los huesos se ablanden y se doblen. Es parecido a la osteomalacia que ocurre en adultos y que se caracteriza por huesos débiles, dolor de huesos y debilidad muscular.

 

Hay varias investigaciones en proceso que asocian la vitamina D con algunas afecciones médicas como la diabetes, la presión arterial alta, el cáncer y las afecciones autoinmunes como la esclerosis múltiple.

 

Fuentes de vitamina D

Para obtener las fuentes necesarias de vitamina D hay dos opciones, explican los expertos de MindBodyGreen: adquirirla desde la alimentación o satisfacer estas necesidades a través del uso de suplementos.

 

1. Vitamina de los alimentos

Existen dos tipos de vitamina D: D2 y D3. Los alimentos de origen animal proporcionan la D3 (al igual que el Sol), mientras que las fuentes vegetales ofrecen la D2 (a excepción de las algas que contienen D3).

 

Los alimentos con la mayor concentración de D3 son: el aceite de hígado de bacalao, la trucha y el salmón. Otros que menciona Medlineplus son el atún, la caballa, el hígado de res, el queso, champiñones y las yemas de huevo.

 

2. Vitamina desde los suplementos

Los suplementos deben ser siempre recetados por un profesional dependiendo del grado de deficiencia. Sin embargo, se recomienda siempre combinarlos con grasas saludables (como el aceite de oliva virgen extra) para ayudar a su absorción.

 

 

Etiquetas
vitamina d, deficiencia vitamina d, osteoporosis

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.