¿Por qué debe conocer el sistema parasimpático de su cuerpo?

Por Anabel Grisaleña

 

El cuerpo no necesita del pensamiento consciente para conservar el equilibrio y mantenerse a salvo. “La respiración, la frecuencia cardíaca y otras funciones básicas como la presión arterial y la digestión están controladas por el sistema nervioso autónomo”, explica Ksenia Ryzhkova, psicóloga e instructora de yoga.

Conocida como “Ibicenia” en el mundo del mindfulness, Ryzhkova explica que nuestra evolución como seres humanos, el desarrollo de la capacidad de pensar y ser conscientes, ha sido posible gracias a algunos sistemas del organismo que pasaron a regularse de forma automática por supervivencia.

Justo allí es donde juega un papel importante los sistemas simpático y parasimpático del organismo. El primero de ellos prepara nuestro cuerpo para reaccionar ante una situación estresante o amenazante. Lo hace liberando hormonas como cortisol, adrenalina y noradrenalina, que mejoran temporalmente el rendimiento. “La frecuencia cardiaca y la presión arterial aumentan, la digestión se ralentiza, se lleva más sangre a los músculos, corazón y cerebro para actuar inmediatamente con lucha o huida; dos reacciones básicas”, explica la especialista.

En contraparte, el sistema parasimpático funciona como el antagonista. Ryzhkova dice que ayuda a nuestro cuerpo a recuperar el equilibrio y volver a su estado natural de relajación. Sí, has leído bien, el estado natural de nuestro organismo es descanso y digestión.

¿Qué exactamente es el sistema nervioso parasimpático? Es el que actúa a través del nervio vago, el más largo de los nervios craneales que se extiende desde el tronco del encéfalo hasta el estómago e intestino, conectando el cerebro con muchos órganos importantes. Se encarga de transportar información del cuerpo al cerebro. Lo que significa que “el cuerpo tiene mucha más influencia sobre nuestros pensamientos y emociones de lo que creemos”, apunta Ibicenia.

Los sistemas simpático y parasimpático son como el yin y el yang, complementarios y necesarios para el funcionamiento óptimo del cuerpo, dice la experta en mindfulness. De igual modo, si el simpático se mantiene activo durante mucho tiempo y el parasimpático no logra equilibrarlo, se provocará un desgaste del organismo y a largo plazo puede crear problemas de salud física y mental.

 

Yoga y equilibrio

Las investigaciones han demostrado que el yoga y el mindfulness activan el sistema parasimpático y desactivan el simpático, nos cuenta Ibicenia. La clave parece estar en el “tono vagal”, la medida de la modulación del sistema nervioso de la actividad de la frecuencia cardiaca en el nervio vago.

Aumentar el tono vagal activa el sistema nervioso parasimpático y tener un tono vagal alto significa que nuestro organismo puede recuperarse más rápido después de la situación del estrés. “Las personas que practican estas actividades tienen el tono vagal más alto comparado con las que no lo hacen”, dice la especialista. Además, estas prácticas reducen la presión arterial y conducen a tasas de frecuencia cardiaca, cortisol y adrenalina más bajas.

Ibicenia explica qué esto ocurre en nuestro cuerpo gracias a las prácticas de yoga:
 

1- La práctica de yoga estimula ciertas áreas del cuerpo que influyen en el tono del nervio vago: por ejemplo, posturas de apertura del pecho, liberación del vientre (movimiento gato-vaca), postura del niño, etc.

 

2- La respiración consciente, lenta y diafragmática que se utiliza en las prácticas es la mejor forma de activar el sistema parasimpático.

 

3- Estas prácticas aumentan la interocepción, nuestra consciencia corporal, y al ser más conscientes de nuestro cuerpo, nos autorregulamos mejor. Se ha visto que cuánto más desarrollamos la interocepción más estable se vuelve nuestro sistema nervioso.

 

4- La práctica de yoga y meditación hace que se segregan endorfinas y oxitocina, hormonas felices, que indican a tu cerebro que no estás en peligro.

 

5- Tanto en yoga cómo en mindfulness aprendemos a relacionarnos con nosotros mismos desde amabilidad y compasión. Se ha visto que curiosamente el nervio vago se activa cuándo nos sentimos seguros y queridos, por eso lo llaman también “el nervio de amor”.

 

¿Cómo activo mi sistema parasimpático?

 

1- Parar. Hacer pausa, ralentizar nuestro ritmo frenético. Esto nos ayuda a cortar con las reacciones automáticas y ya en sí es una forma de cuidarnos.

 

2- Tomar algunas respiraciones profundas, hinchando el abdomen como si fuese un globo y soltando el aire muy lento para que la exhalación dure casi el doble de tiempo que la inhalación.

 

3- Preguntarme “¿Cómo estoy ahora mismo? ¿Cómo me siento?”. Tomar consciencia de la mente (pensamientos), corazón (emociones), y cuerpo (sensaciones) y hacerlo con una actitud amable y sin juzgar nos permite regularnos mejor.

 

4- Utilizar un gesto tranquilizador. Podría ser llevar la mano al corazón, abrazarnos o acariciar la mejilla. Aunque no te lo creas, tu cerebro lo recibe como señal de estar seguro y a salvo y desactiva el sistema simpático.

 

5- Otras formas curiosas de activar el sistema parasimpático: echar agua fría a la cara, hacer gárgaras, bostezar, cantar, tomar probióticos y reírnos a carcajadas.

 
Etiquetas
sistema parasimpático, yoga, meditación

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.