Hablemos de diabetes: una conversación amarga

Por LamarcaWell 

 

 

 

No se contagia, pero la diabetes es una de las enfermedades más frecuentes del mundo. Por cada persona que fue diagnosticada en la década de los 80, hoy hay cuatro más. El número de enfermos se cuadruplicó, pasó de 108 millones a 422 millones en 2014, el último año de cifras oficiales según el informe que publicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en abril de 2021.

Y los números no van a mejor. El mismo documento revela que entre 2000 y 2016, se registró un incremento de 5% en la mortalidad prematura por diabetes. Además, se estima que en 2019 la diabetes fue la causa directa de 1,5 millones de defunciones y que, en 2012, 2,2 millones de personas fallecieron como consecuencia de la hiperglucemia. Imposible quedarse impasible.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no secreta suficiente insulinao cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce ¿Cuál es el riesgo? La insulina es una hormona que regula la concentración de glucosa en la sangre, es decir, la glucemia. Un descontrol en estos niveles puede afectar los riñones, corazón, vasos sanguíneos, nervios, piel y hasta la vista, según advierte Medline Plus.

“La prevalencia de esta enfermedad ha aumentado más rápidamente en los países de ingresos medianos y bajos que en los de rentas altas”, afirma la OMS. Esto nos da la pista de que la alimentación y el estilo de vida son dos importantes mecanismos de prevención. Tanto es así que el organismo global advierte de que “la alimentación saludable, la actividad física, la medicación y las pruebas periódicas permiten tratar la diabetes y prevenir, retrasar y tratar sus complicaciones”.

Alrededor de 2,3% de la población española sufre de diabetes en la actualidad, casi 6 millones del total de sus habitantes, según datos actualizados a noviembre por Epdata. Y aunque la prevalencia ha cambiado, y ahora son los hombres quienes más padecen esta enfermedad, la incidencia general se encuentra 3,71 puntos porcentuales por encima de 1991.

 

Señales de alerta

A veces el cuerpo emite alertas, y hay que escucharlas. Una persona puede ser diagnosticada con prediabetes cuando tiene un nivel de glucosa sanguínea más alto de lo normal, explican los expertos de la Clínica Mayo. Y aunque es una buena noticia saber que aún no es lo suficientemente alto como para ser considerado como diabetes, sin cambios en el estilo de vida, los adultos y niños con prediabetes son más propensos a desarrollar la enfermedad en el futuro.

“Si tienes prediabetes, es posible que ya esté comenzando el daño a largo plazo de la diabetes, especialmente, en el corazón, los vasos sanguíneos y los riñones. Sin embargo, hay buenas noticias. La progresión de prediabetes a diabetes no es inevitable”, dicen desde Clínica Mayo.

Dicen los expertos de Sanitas que un posible signo de prediabetes es el oscurecimiento de la piel en ciertas partes del cuerpo. Las áreas afectadas pueden incluir el cuello, las axilas, los codos, las rodillas y los nudillos. Además, entre los signos y síntomas clásicos que sugieren que has pasado de la prediabetes a la diabetes tipo 2 incluyen: aumento de la sed, micción frecuente, exceso de hambre, fatiga y visión borrosa.

¿A dónde podemos llegar? Existen varios tipos de diabetes. Sanitas los definen de esta manera:

 

¿Cómo tratar y prevenir la diabetes?

Los expertos de la Clínica Mayo recomiendan comer alimentos saludables, tener actividad física como parte de tu rutina diaria y mantener un peso saludable. Todo esto puede ayudar a que el nivel de glucosa sanguínea vuelva a la normalidad. La OMS asegura que “la dieta saludable, la actividad física regular, el mantenimiento de un peso corporal normal y evitar el consumo de tabaco previenen la diabetes de tipo 2 o retrasan su aparición”.

El último documento de consenso de la Sociedad Española de Medicina Interna, Sociedad Española de Diabetes y la Sociedad Española de Arterioesclerosis va un poco más allá. De él se extraen las siguientes recomendaciones:
 

  1. Se aconseja el consumo de, al menos, 5 raciones al día entre verduras y frutas. El consumo debe ser variado, evitando las preparaciones a las que se añaden azúcares o grasas.
  2. Sustituir en la dieta los aceites de maíz, girasol y soja por el aceite de oliva, canola y girasol alto oleico. La grasa más recomendable para aliño y uso culinario diario es el aceite de oliva virgen.
  3. Es preferible la carne blanca (pollo, pavo y conejo) en lugar de la carne roja. Hay que escoger piezas magras y retirar la grasa visible antes de su cocción.
  4. El consumo de embutidos debe ser ocasional.
  5. Según estudios recientes, la ingesta de un huevo diario ejerce un efecto protector frente al accidente cerebrovascular, que es una de las consecuencias posibles de la diabetes. Recuerda: el huevo es un alimento con una proteína de gran calidad y biodisponibilidad y no se ha encontrado evidencia de que sea perjudicial.
  6. Incentivar el consumo de pescado, especialmente el azul. Es recomendable la ingesta de pescado o marisco, al menos, 3 veces por semana, dos de ellas en forma de pescado azul.
  7. Es recomendable consumir, al menos, 2 raciones diarias de lácteos enteros o desnatados, aunque está desaconsejado el consumo de lácteos con azúcares añadidos
  8. Es recomendable el consumo de cereales integrales frente al de refinados.
  9. Para promover la salud cardiovascular y mejorar los factores de riesgo cardiometabólicos es aconsejable consumir 1 ración de legumbres, al menos, 4 veces por semana.
  10. Se recomienda un consumo moderado de tubérculos de hasta 2 a 4 raciones a la semana
  11. Es aconsejable consumir con frecuencia (a diario o, al menos, 3 veces por semana) un puñado de frutos secos crudos (equivalente a unos 30 g) y evitar que sean salados.
  12. Pueden consumirse 15-30 gramos de chocolate negro con cacao ≥ 70 % a diario, aunque es aconsejable consumirlo durante el día.
  13. Deben evitarse los alimentos ultraprocesados en la dieta y, en su lugar, debe promoverse el consumo de alimentos frescos, sin procesar o mínimamente procesados.
  14. Hay que limitar el consumo de precocinados, enlatados, salazones, bebidas carbónicas y embutidos, que habitualmente poseen mayor contenido en sodio así como reducir el consumo de sal. Las especias pueden ayudar.
  15. No debemos abusar del té y el café, y mucho menos si son azucarados.

A estas recomendaciones se suma que, como hemos dicho antes, hay que llevar un estilo de vida saludable que implica evitar el tabaco, consumo de drogas y alcohol. También es conveniente dormir lo suficiente, hacer ejercicio y beber suficiente agua.

 

¿Qué hay de nuevo?

Parece que cuando han pasado cien años del descubrimiento de la insulina algunos expertos han descubierto nuevos abordajes para la diabetes mellitus. Los han presentado en el marco del 62 Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición celebrado en Sevilla el pasado mes de octubre.

Hay esperanzas de una posible salida a la diabetes. En octubre pasado, durante un congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición se anunció el desarrollo de fármacos híbridos que combinan tanto el control glucémico como el de peso, junto con beneficios cardiovasculares relevantes, que pueden llevar a una auténtica curación de la enfermedad. Además, se afirmó de avances para la posible aplicación en ciertos pacientes de una terapia celular y de la eliminación del pinchazo diario para medir los niveles de glucosa en sangre.

Consulta con el médico si estás preocupado sobre la diabetes o si notas cualquier signo o síntoma de la diabetes tipo 2. Pregúntale al médico sobre la prueba de glucosa sanguínea si presentas factores de riesgo para la diabetes.

Etiquetas
diabetes, insulina

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.