Controla el origen de tu carne, invierte en una vaca

Por Anabel Grisaleña

 

 

¿Te imaginas ser el dueño de una vaca? Seguro dirás que no, porque la mayoría encontraría pegas por no tener espacio y no saber muy bien cómo cuidarla. Pero es posible, en Estados Unidos e Inglaterra son algunos de los países donde ya se ha puesto en marcha el movimiento de la vaca compartida. La idea es comprar acciones de una vaca y posteriormente, pagar a un granjero para que cuide del animal. Como propietarios legítimos, los accionistas tendrán acceso a leche fresca (sin procesar) y a la carne recién cortada en el momento de la matanza.

 

La acción, que inglés se conoce como cow sharing, es muy positiva para los consumidores, ya que obtienen acceso a alimentos frescos sin preocuparse de la logística de almacenar la vaca.

 

Existen diferentes tipos de vacas compartidas: las que reparten la carne de vacuno y las que reparten leche.

 

Tengo una vaca lechera

Es común que los consumidores tengan problemas al digerir la leche comercializada. Esto ocurre debido a los aditivos artificiales que se le añaden a la leche procesada. Por ejemplo, durante el proceso de homogeneización en el procesamiento de la leche, los glóbulos de grasa se descomponen a la fuerza, por lo que la cantidad de grasa necesaria para la ingesta adecuada de nutrientes es insuficiente.

 

Otro factor a tener en cuenta es que la leche procesada contiene aditivos e impurezas, incluidos líquidos de limpieza industrial que se utilizan para desinfectar las fábricas. Estos están asociados con carcinógenos, glutamato monosódico y colesterol oxidado. Además, se pasteuriza por lo que se destruyen las enzimas, las vitaminas de la leche y se desnaturalizan muchos de los componentes proteicos. Todos estos problemas desaparecen con la ingesta de la leche natural.

 

No es una vaca cualquiera

Productos como el lomo de ternera han incrementado su precio en España en un 6,4% desde junio, mientras que un pollo entero cuesta un 5,8% más. Lo mismo ocurre con las pechugas que suben un 5,1%, mientras que productos como el solomillo de cerdo han experimentado un incremento del 4,3%. A raíz de la pandemia acceder a cortes de carne se ha vuelto cada vez más difícil.

 

El alquiler de una vaca intenta resolver este y otros problemas al tener acceso directo y dividir la propiedad de una vaca con otra persona. En primer lugar, hace que sea menos costoso y, por otro lado, elimina la necesidad de almacenar la carne. Algunos sitios web como Grass Fed Cattle Go permiten obtener la mitad de la vaca ($1,500), un cuarto ($750,000) o incluso un octavo ($375,000).

 

Hay qué vaca tan salada…

En el año 2020, los hogares españoles incrementaron el consumo de carne en un 10,5% con respecto al año anterior, alcanzando los 2.305,25 millones de kilos. Según las proyecciones, esta cantidad seguirá aumentando, lo que significa que también se necesitarán más productos para alimentar a los animales. Sin embargo, se calcula que en el futuro no tendremos suficiente tierra ni recursos para producir suficientes proteínas para alimentar los animales.

 

Debido a esto, será importante cambiar a otras fuentes de alimentación más sostenibles como el propio pasto. Los animales se crían al aire libre y mantienen una alimentación acorde a sus necesidades y a su propia naturaleza. Es más, la carne que proviene de animales criados en pastos tiene menos grasa, más ácidos grasos omega-3, más betacarotenos y más vitamina E. El resultado de alimentarnos a base de esta carne es altamente nutritivo y muy diferente a los del animal criado de forma convencional.

 

Al alquilar una vaca es posible asegurarnos de qué comida le están dando a nuestro animal, con el fin de obtener todos los beneficios. Empresas como “Grass Fed Cattle Cow” ya trabajan con animales alimentados por pasto.

 

 

Etiquetas
cow sharing, vaca compartida, nutrición, productos frescos

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.