¿Este es mi cuerpo?

Por Beatriz Ticali

 

Esta columna es parte de nuestra serie #WellWednesday donde distintos expertos comparten información, experiencias y sus filosofías de bienestar.

 

 

A veces eso es lo que me pregunto cuando me miro al espejo mientras me cambio. En mi mente sigo siendo esa joven con las piernas definidas, los pechos ‘en su lugar’ y poca barriga, que no entiende de celulitis o problemas para dormir ¿Por qué no me sigo viendo así? ¿Por qué he comenzado a acumular grasa en nuevas zonas? ¿Por qué me cuesta tanto quedarme dormida? Me pregunto mientras el tiempo me mira y se ríe.

Pero entonces, se me ocurre cambiar la pregunta: ¿quién soy ahora? Podría decir que ya no soy la de las piernas definidas, ahora lo que tengo definidas son mis metas en la vida. Tampoco tengo los pechos ‘en su lugar’, pero con suficiente terapia y enseñanzas de vida, he aprendido a poner a los que traspasan mis límites en su lugar. Y así podría seguir sin parar porque en lo que muchos ven como cambio negativo, he decidido ver evolución.

 

La vanidad

Es cierto, porque lo es, que muchos añoramos nuestro físico del pasado o al “yo de mi mejor momento”. Es por vanidad, punto. Cuando nos acordamos de nalgas firmes y melenas desenfrenadas no pensamos en la inteligencia emocional que teníamos en aquel momento o cuáles eran nuestras prioridades. Mejor, decidimos romantizar esa etapa de nuestras vidas y lamentarnos por no vernos igual ahora.

Entendemos envejecimiento como un concepto negativo. Con cada arruga o gramo de grasa acumulada nos recordamos que estamos dejando de ser “atractivos”, en vez de verlo como una ganancia de vida, como crecimiento, como tiempo que nos han regalado para seguir aprendiendo.

Una o varias canas pueden significar un momento de estrés importante que hizo que naciera un proyecto personal muy valioso, unos kilos más en la balanza pueden significar que estás creando vida dentro de ti o que simplemente disfrutaste un viaje con familia y amistades y te llevas recuerdos para toda la vida.

Lo más increíble de nuestros cuerpos es que cuentan una historia y la idea es escucharla.

 

Acción, acción, acción

Sí, me gusta pensar en el crecimiento, pero ¿cómo me enfrento a estos cambios en el día a día cuando no me siento tan reflexivo? Creería que no hay una respuesta. Hay miles.

Así como es verdad que no siempre nos sentimos tan “iluminados” para dar las gracias por la historia que cuenta nuestro cuerpo, también es verdad que podemos practicar la neutralidad acerca del mismo para evitar caer en pensamientos negativos. Es decir, no es pasar de pensar que las arrugas, por ejemplo, son feas a que son bellas, sino simplemente entenderlas por lo que son: arrugas, tiempo, experiencias. De esa manera cuando las ves en el espejo no vas directo al odio, sino al entendimiento de quién eres en este momento.

O con la barriga, por ejemplo. Es normal no querer la barriga todos los días y añorar el estómago plano de la juventud, pero pensar “esta barriga es el conjunto de: comidas con gente querida, cañas con la familia, picoteos en el trabajo con mis amigos de la oficina” hace que entendamos un poco de dónde viene y lo que es ahora.

Con esto no quiero decir que si no nos gusta alguna parte de nuestro cuerpo no hagamos nada al respecto. Existen miles de estrategias sanas para alcanzar una imagen con la que nos sintamos cómodos, tomando en cuenta las limitaciones y bondades de nuestro cuerpo en el presente.

En momentos de recurrir al pasado y pensar en quienes éramos, podemos cortar el pensamiento con una lista de características de la “yo del presente” que nos guste y con las que nos sintamos cómodos. Y tener presente, siempre tener presente que el cambio es parte de la vida.

El cuerpo cambia, la mente cambia, las circunstancias cambian, pero nuestra esencia siempre se mantiene y somos y valemos lo mismo en cada etapa de nuestras vidas sin importar cómo nos veamos.

 
Etiquetas
cuerpo, mujer, belleza

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.