Ayunar para aumentar la longevidad

Por Anabel Grisaleña

 

 

Si aún no habías encontrado un motivo que te incitara a ayunar, hoy te traemos uno de peso de la mano de Mireia Velasco, una naturópata especializada en nutrición integrativa. “El ayuno puede reprogramar y mejorar nuestro proceso de envejecimiento”, explica.

 

El ayuno consiste en abstenerse de comer o beber durante un periodo de tiempo determinado. Los defensores afirman que esta práctica engloba múltiples beneficios desde la activación del metabolismo, reducción de la inflamación, aliviar el estrés o mejorar el sistema inmunológico. En el caso del envejecimiento, Velasco incluye la autofagia, un proceso reparador y regenerador celular.

 

Es algo así como “comerse a uno mismo”, dice la naturópata. Primero se destruyen las células malas que causan enfermedad, luego se activan las células madre y después se fabrican células nuevas, lo que regenera el órgano o células dañadas, aclara. Todo eso a través del ayuno.

 

Velasco explica que cuando realizamos comidas muy copiosas continuamente, y comemos de manera obsesiva, necesitamos grandes recursos oxidativos para reciclar toda esa cantidad de comida y restos, con lo que generamos muchos más radicales libres, oxidando mucho más al organismo. En resumen, la autofagia, permite que las células se renueven y se limpien de componentes innecesarios, por lo que, “a más autofagia, mejor y más constante regeneración del organismo”.

 

¿Qué tipo de ayuno?

Existen múltiples formas de ayunar (intermitente, 24 horas, entre otros.) y estos, se deben adaptar a cada persona, a sus horarios y a sus necesidades. Sin embargo, Velasco asegura que “se ha visto que cuanto más temprano sea la franja horaria en la que se come mejor, es decir, ayunar por la noche y hacer la última ingesta del día, por ejemplo, a las tres”.

 

Este horario tiende a aportar mayores beneficios, puesto que se produce “un descenso de los niveles de glucosa e insulina en sangre, así como un mejor comportamiento del cortisol (la hormona del estrés), mejorando los ritmos circadianos”, explica Velasco. Y desde el punto de vista de frenar el envejecimiento “este horario también incrementa la expresión del gen SIRT1 (asociado a la longevidad y a un envejecimiento saludable)”.

 

En relación con las horas de ayuno, cuanto más se alargan, mayores son sus beneficios. Velasco dice que “hacer ayuno de 16 horas de manera continuada, saludable y como un hábito más de tu día a día, es ya suficiente para aportar grandes beneficios”. Sin embargo, en ayunos prolongados (24h o más), la respuesta del cuerpo sigue cambiando y es donde se ven beneficios más destacables en cuanto a longevidad.

 

Reducción de calorías

La restricción calórica ha demostrado efectos muy pronunciados en la prolongación de la longevidad y el envejecimiento”, comparte Velasco. Al comer menos se reduce el consumo de oxígeno para la obtención de energía a partir de los alimentos, y esto ayuda a reducir el estrés oxidativo, responsable del envejecimiento.

 

Es más, jura que el ayuno intermitente “permite activar los mismos mecanismos beneficiosos de la restricción calórica, pero evitando la pérdida de masa muscular”.

 

La importancia de una buena alimentación

Por mucho que realicemos dos ayunos por semana de 24 horas, si el resto del tiempo estamos comiendo azúcares y procesados, no alargaremos nuestra vida. Por lo que Velasco recomienda una alimentación antiinflamatoria: “aquella que asegura un equilibrado aporte de grasas poliinsaturadas omega 3, mantiene los niveles de glucosa estables y garantiza un elevado aporte de antioxidantes conteniendo diversidad de vegetales y frutas frescas ecológicas”.

 

Asimismo, la naturópata recomienda una dieta basada en materias primas naturales (comer natural y ecológicos), comer menos calorías y más nutrientes. “Es importante consumir un elevado aporte de alimentos antioxidantes que ayuden a frenar el envejecimiento prematuro”. Por ejemplo, las frutas, las verduras, el cacao, los frutos secos, el té verde y las bayas, apunta.

 

También es importante, incorporar proteína de calidad, disminuyendo el consumo de carne y dando prioridad al pescado y a la proteína vegetal (legumbres, quínoa, tofu…) y grasas saludables, que podemos obtener del aguacate, el aceite de oliva virgen extra, frutos secos, semillas. “Más comida real y natural, y menos alimentación procesada”.

 

Si quieres aprender más sobre la relación entre el ayuno y la longevidad, te recomendamos el libro de Valter Longo “La Dieta de la Longevidad” que podrás conseguir en el LAB de Lamarca. El libro recoge uno de los descubrimientos científicos más importantes en el campo de la alimentación: la clave para prevenir y curar las enfermedades más comunes del siglo XXI, a través de la propia alimentación.

Etiquetas
ayuno, envejecimiento, longevidad

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.