¿Duelo, yo?

Por Beatriz Ticali

 

Esta columna es parte de nuestra serie #WellWednesday donde distintos expertos comparten información, experiencias y sus filosofías de bienestar.

 

Sí, tú.

La palabra duelo no está reservada para la muerte física. Podemos pasar por un duelo cuando terminamos una relación amorosa, nos alejamos de amistades que ya no vibran en nuestra sintonía, cuando perdemos un trabajo, abandonamos nuestro lugar de nacimiento, dejamos de admirar a alguien, o cuando nos alejamos de un familiar porque entendemos que aunque tenemos la misma sangre no nos hace bien su compañía.

Todas esas situaciones traen consigo duelos que pueden ser largos o cortos, y que el dolor involucrado no juzga si la pérdida es física o abstracta.

La mayoría de las páginas web, libros y profesionales le dan mayor importancia a tratar el duelo por muerte, pero ¿qué pasa cuando perdemos a alguien emocionalmente?

Como somos seres de rutina y comodidad, creo que si tuviésemos un ritual para cada tipo de pérdida fuese más fácil sobrellevarla. Pero cuando la muerte es abstracta nos toca surfear la ola y vivir un día a la vez gestionando lo mejor posible nuestras emociones.

 

Closure

El ritual de la muerte, en la mayoría de las religiones, se basa en un homenaje al difunto que a su vez sirve como cierre o “closure” para sus conocidos. Los católicos hacemos un velorio que dura horas en el que recibimos condolencias, hacemos una misa y cerramos con un entierro o cremación. A eso le sumamos las misas de novenario.

Si lo piensas bien, tenemos todo un ritual que si bien sirve para “rezar por el alma del fallecido”, está diseñado para que los que quedan vivos, sobrepasen el dolor.

Además, socialmente está aceptado que el que atraviesa el duelo pase por las cinco etapas establecidas (negación, ira, negociación, depresión y aceptación) sin juicio alguno. Pero cuando hablamos de muertes abstractas que son totalmente personales porque para los ojos de otros la “persona perdida” sigue existiendo, lidiar con nuestras emociones se complica un poco.

 

Mini manual

Aunque cada situación es diferente, creo que soy capaz de crear un mini manual para las pérdidas emocionales e intelectuales. En él no hay funerales o cremaciones, pero si mucha introspección y acción para salir adelante.

En primer lugar, es necesario aceptar que sufrimos una pérdida, sino no podemos seguir avanzando. Tu pérdida es igual de importante que la de otros y merece ser reconocida. Asimilar que hubo un quiebre en la relación con el otro es importante y la llave que abre la siguiente puerta del túnel que nos lleva a un lugar de tranquilidad y aceptación de nuestra realidad actual.

Identificar los sentimientos y dejarlos SER. Creemos que el duelo sólo nos puede traer tristeza, que hay que llorar y escondernos bajo las sábanas. Si bien es una gran posibilidad que esa sea una reacción, también podemos sentir rabia, alivio, alegría, frustración y todo eso está bien.

Te pongo un ejemplo: alejarse de un amigo que sólo trae carga emocional negativa a nuestra vida puede hacernos sentir aliviados y eso no significa que seamos malas personas. Significa que si bien nos duele el hecho de que no compartiremos más con esa persona, nos sentimos cómodos y libres abriendo espacio en nuestras vidas para personas que nos sumen. Está bien no sentirse identificado con un amigo de la infancia, o dejar atrás a alguien que simplemente no quiere avanzar contigo.

Detente a pensar por un instante por qué estás en esta situación. Fue porque el otro se alejó o tú te alejaste, qué pasó, quién eres ahora y cómo piensas. Hacer una descripción breve de quiénes somos de vez en cuando nos ayuda a entender lo que queremos y a dónde vamos. Luego, escríbele una carta a tu “fallecido”, dale las gracias o reclama lo que necesites, no te limites con tu propio juicio.

Al final, una pérdida siempre deja espacios en blanco y lo más interesante es conseguir cómo queremos volverlos a llenar de situaciones o personas que nos aporten luz y colores a nuestras vidas. Llegó el momento de explorar y retarnos.

No contamos con un cementerio físico de amigos perdidos o relaciones superadas, pero tenemos una maravillosa herramienta llamada inteligencia emocional que nos permite guardar los recuerdos de la persona o situación con cariño, o no, y seguir adelante.

 

 

Etiquetas
duelo, separación, relaciones personales, amistad

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.