¿De qué está hecho el jabón de mi ropa?

Por Anabel Grisaleña

 

El agua de los desagues puede terminar contaminando las aguas de ríos y mares, por eso es importante promover el uso de jabones y detergentes biodegradables para la ropa. El principal riesgo está en algunas marcas de limpieza convencional que incluyen potenciadores en sus ingredientes, que al llegar al mar sirven de fertilizante para las algas, terminan por absorber todo el oxígeno del agua y causan desequilibrios entre la fauna marina.

 

Los productos químicos no solo ponen en riesgo la existencia de muchísimas especies, sino que también la de los seres humanos. Por esto, hemos hemos decidido elaborar una lista de los ingredientes más comunes que utilizan los fabricantes de detergentes y jabones para la ropa, con el fin de ayudarte a identificarlos en tu próxima compra:

 

Ftalatos

Se trata de disruptores endocrinos que se encuentran en aquellos productos para el hogar que contienen fragancias, como los ambientadores, detergentes, jabones o papel higiénico. Las leyes de propiedad permiten a las empresas no revelar cómo crean sus olores, pero si la etiqueta contiene “perfume o aroma artificial” lo más probable es que contengan ftalatos.

 

¿Cuál es el problema? Son disruptores endocrinos que afectan el equilibrio hormonal tanto en adultos como en niños, causando infertilidad (disminución de espermatozoides en los hombres), migrañas y asma.

 

Amonios cuaternarios

Se suele encontrar fácilmente tras la etiqueta de “antibacterianos” y están presentes en suavizantes de ropa y en la mayoría de los limpiadores y desinfectantes. Su función es desinfectar el producto donde se aplique.

 

¿Cuál es el problema? Son muy irritantes para la piel, por lo que pueden producir dermatitis y se está investigando su posible asociación con ciertos problemas respiratorios. No obstante, los suavizantes no son necesarios para la ropa. Y si lo quieres utilizar, una opción natural es el aceite de árbol de té (antifúngico que combate los hongos) junto con la esencia de lavanda como aromatizante natural.

 

Lauril éter sulfato sódico

Este ingrediente es común en los detergentes para la ropa, líquido para platos, lavado de manos y champú. Sirven tanto para eliminar la suciedad como de agente espumoso. En sus orígenes, se utilizaba como desengrasante utilizado en los garajes.

 

¿Cuál es el problema? Es una sustancia que inflama la piel, los ojos y los pulmones, dañando los órganos internos. Asimismo, sus reacciones pueden ser muy perjudiciales para el medioambiente. Se recomienda como alternativa buscar aquellos elaborados a base de aceites esenciales o que contengan quínoa.

 

Formaldehido

Sí, este químico tóxico que se utiliza para la preservación de cadáveres también está presente en muchos productos de lavandería y detergentes. Otros nombres por el que se puede identificar son: formalina, formol, oximetileno o veracur.

 

¿Cuál es el problema? La exposición a este ingrediente, incluso a niveles bajos, por respirar u oler formaldehído aumenta el riesgo de cáncer, según los CDC. La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos lo considera un carcinógeno de clase B1. Además, también ha causado infecciones parasitarias y reacciones alérgicas en algunas ocasiones.

 

Blanqueador de cloro

No es sorprendente que la lejía sea un producto irritante para la piel que debe mantenerse siempre fuera del alcance de los niños. Lo que no muchos saben es que es un ingrediente común en productos de lavandería y muchas personas deciden añadirlo encima, como un extra a su colada de ropa blanca.

 

¿Cuál es el problema? La lejía puede causar quemaduras graves en la piel, ojos, ceguera, edema pulmonar (líquido en los pulmones que restringe la respiración), insuficiencia respiratoria entre otros. Por lo que se recomienda siempre utilizar un equipo de protección cuando se utiliza este producto: un delantal resistente a químicos, unos guantes y gafas de seguridad para proteger los ojos.

 

Los ácidos

Se utilizan debido a su poder anti-cal y desincrustante de manchas, ya que disuelven los sedimentos minerales que provienen del agua y sustancias alimentarias. Entre los más comunes destacan: cloruro de hidrógeno, el ácido nítrico, el ácido fosfórico y el ácido sulfámico.

 

¿Cuál es el problema? Todos estos ácidos son corrosivos y oxidantes incluso para el acero inoxidable. Los ácidos orgánicos también se utilizan, pero son mucho menos corrosivos y peligrosos.

 

Opciones ecológicas para jabón de lavar:

· Flopp Eco Ropa

· Botanical Origin

· Detergente Ecológico Biobel

Etiquetas
jabón de lavar, detergente, jabon, suavizante

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.