¿Puede ser negativa mucha positividad?

Por Anabel Grisaleña

 

“Cree en ti y todo será posible”. “Si lo puedes soñar, lo puedes lograr”. “Hazlo, y si te da miedo, hazlo con miedo”. ¿Te suenan estas frases? Seguro las has leído repetidas veces en redes sociales, donde abundan como frases motivacionales que buscar conectar con los usuarios e inspirar. Y lo admitimos: nosotros también estuvimos a punto de caer en este cliché en nuestra cuenta de Instagram.
 

Hace unas semanas buscábamos lanzar algunas afirmaciones positivas para nuestra comunidad, con el objetivo de hacerle más llevadera la vuelta a la rutina en septiembre. Justo cuando íbamos a publicar el post, nos topamos con la psicóloga Cristina Andrades, quien advirtió el daño que estas frases causan y cómo ella estaba completamente en contra de su uso.

 

¿Cómo puede hacer daño una frase motivacional? Andrades explica que estas afirmaciones -casi una suerte de “mantras”- que nos acompañan pueden tener un efecto contrario: “Este tipo de afirmaciones están cargadas de conceptos e ideas que nos adentran en la falsa creencia de que querer es poder, y de la posibilidad de lograr cualquier cosa si tenemos la fuerza y motivación suficiente”.

 

La psicóloga hace una pregunta a modo de ejemplo: “¿Cuánto sufrimiento y dolor no recae sobre nosotros si, además de no poder lograr lo que nos gustaría, nos culpamos sobre esto por no poner demasiada fuerza?”. En busca de la felicidad, el riesgo que advierte la especialista es que podemos encontrar un camino de sufrimiento, autocrítica y enfados con nosotros mismos.

 

No todo es tan malo

Yerlin Ramírez es experta en espiritualidad cuántica, y no condena el uso de estas frases positivas. Para ella, las afirmaciones son “la acción en físico, pues pronunciarla nos recuerda lo que estamos diciendo, a creer en nosotros mismos, para llevar a cabo la intención”. Ella lo describiría como un recordatorio de la nueva identidad que estamos creando.

 

Ramírez entiende los pensamientos como el “cocktail químico”, la receta para que el cuerpo produzca hormonas y químicos, capaces de crear una emoción o sensación corporal. Asegura que “de ahí se crean los estados de cada persona, y desde ese estado podemos crear o no crear”.

 

Ambas coinciden en que las frases positivas tienen gran impacto en nuestras acciones. Ramírez defiende que “los pensamientos positivos crean estados que nos dan más recursos para poder actuar diferente y lograr nuestros objetivos. Son la energía de la cual se compone la materia de acción y que nos lleva a lograr mejores resultados”.

 

Y aunque la psicóloga admite que tener buenos pensamientos puede ayudar, su preocupación es que no se crea que esto significa que sea la habilidad mágica que nos permita lograr todos nuestros objetivos: “nadie puede vivir con mensajes positivos en su cabeza sin que algún mensaje más incómodo se introduzca, de lograrlo, normalmente estaríamos ante una situación de evitación”.

 

Pensar que nada puede pasar, evitar los pensamientos que menos nos gustan o las emociones que nos resultan incómodas, dice Andrades, generalmente se acompaña de un aumento a largo plazo de la intensidad. Solo aplazamos una idea.

 

El papel de las redes sociales

Las redes sociales han aumentado una visión distorsionada de la realidad: vidas idílicas, filtros que distorsionan nuestro rostro, maquillaje automático vía filtros, fotos perfectas. Solo se muestra lo bueno, dice Andrades, y eso hace que cada día estemos expuestos a una visión de la vida en la que solo vemos un lado de esta: el lado medido, estudiado, planificado y organizado al milímetro para parecer todo lo bueno que pueda ser.

 

Ese es nuestro pensamiento “tirita”, dice la psicóloga. La forma que tenemos de tapar nuestras heridas, la que nos puede ayudar a no sentirnos fracasados al comprarnos con todo aquello que observamos, dice Andrades.

 

Ramírez insiste en verle el lado positivo a todo. Considera que las redes sociales y aplicaciones han ayudado a que las personas accedan a información sobre el desarrollo personal y la actitud positiva, brindando espacios para que puedan aprender más. La experta en espiritualidad cuántica se refiere a su propia página, no a todas las que se encuentran en la web.

 

Para utilizar estas afirmaciones positivas es necesario hacer todo un proceso físico, mental, energético y de coherencia entre cerebro y corazón, para que dichas afirmaciones funcionen”, dice Ramírez. Si vamos a decir afirmaciones, pero tenemos creencias limitantes ocultas o tenemos programas nocivos inconscientes dictando nuestras acciones, entonces, advierte, dichas afirmaciones no funcionan.

 

Yo me quiero

Tener pensamientos positivos sobre nosotros no nos asegura que mejore la autoestima”, comenta la psicóloga. Y cree que lograr una autoestima sana es vital, descubrir lo capaces que nos sentimos de lograr aquello que nos proponemos, el valor que damos a nuestras habilidades y recursos, el cuidado que nos prestamos a nosotros mismos.

 

Cuidar nuestra autoestima implica muchos factores interrelacionados y algunos de ellos dependientes de variables como el contexto o nuestra historia vital, reitera. Lo que sí nos puede ayudar es valorarnos y reconocer nuestros esfuerzos, aunque no logremos todos los objetivos que nos hemos propuesto.

 

“Las emociones negativas, el fracaso, forman parte de nuestro día a día y como seres humanos todos estamos expuestos a vivir estas circunstancias en algunos momentos de nuestra vida” subraya Andrades, Por lo que un mundo de fantasía lleno de frases positivas no será el contexto ideal.

 

Andrades está convencida de que sentirnos valorados y reconocidos no siempre implica cumplir lo que nos habíamos propuesto. En cambio, Ramírez es partidaria de “crear la realidad desde nuestra autoestima”: una autoestima fuerte genera autoconfianza, la autoconfianza se relaciona con la capacidad de desarrollar talentos, habilidades y generar rendimientos altos en lo que sea que hacemos en nuestra vida, insiste.

 

“Cuando una persona tiene una autoestima débil se muestra en la realidad que crea alrededor, en las cosas a las que dice Sí y a las que dice No. El trato que permite para sí mismo, las relaciones que tolera, los ambientes a los cuales siente atracción, las parejas que elige, los alimentos que consume. Todo está relacionado con su autoestima”, explica Ramírez.

 

El riesgo siempre será, estima Andrades, es perderse en ese mar de positividad. “Hay veces que entramos en discursos internos de afirmaciones positivas y nos desconectamos de nosotros mismos, divagamos y volamos, olvidando lo que es ahora”. Ahora, ¿Cómo quieres enfrentar la realidad? ¿Quiéres que te dejemos un mensaje positivo en nuestras redes sociales?

 

Etiquetas
psicología, afirmaciones positivas, redes sociales

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.