Masajes ¿un lujo o una necesidad?

 

Por Anabel Grisaleña

 

La mayoría vivimos a un ritmo acelerado: ir a trabajar, salir a correr, mantener una dieta saludable, reuniones, y un sinfín de compromisos que nos van surgiendo cada día. Al escuchar la palabra masaje, a muchos se nos cambia la expresión de la cara. “Yo necesito uno, tengo dolor aquí… debe ser por el estrés, pero es que no tengo tiempo...” ¿Nos suena? 

Los masajes en occidente se ven como un lujo, algo que se hace muy de vez en cuando, o incluso prácticamente nunca. Y es que, al igual que cuidamos nuestra alimentación o nuestro físico, ¿no deberíamos también cuidar nuestra postura? En torno al 80% de la población sufrirá dolor lumbar en algún momento de su vida, asegura el estudio EPISER de la Sociedad Española de Reumatología. Y confirman, que en la mayoría de los casos provienen de malos hábitos, gestos y posturas inadecuadas.

A pesar de que el cuerpo nos pide un masaje a gritos, la mayor parte de las veces no respondemos. Los masajes son probablemente el método terapéutico más antiguo de la humanidad, es más, se remonta a 3.000 a.c. en la India, donde se consideraba un sistema sagrado de curación natural. En ayurveda, entienden los masajes como una terapia que se transmitió de generación a generación para curar lesiones, aliviar dolores e incluso prevenir o curar enfermedades. Además, creen que el masaje es capaz de restaurar el equilibrio natural y físico del cuerpo para que pueda sanar.  

Con el paso del tiempo, esta tendencia aterrizó en China y en el sudeste asiático (alrededor del 2.700 a.c.). Las bases de estos masajes eran la medicina tradicional china, las artes marciales y el entrenamiento de yoga espiritual por parte de budistas y taoístas. Las creencias eran similares a las indias: la enfermedad era causada por un desequilibrio o deficiencia de energía.

 Hoy tanto en Asia como en la India, los masajes siguen siendo parte de sus tradiciones y hábitos culturales. Es por esto que, en estos países, están al alcance de todo el mundo, o bien porque los encuentras a precios muy reducidos en comparación con Europa o porque la mayoría de las personas cuentan con los conocimientos necesarios para realizarlos. Por lo que no se ven como un lujo sino como una necesidad.

 Brent A. Bauer, director del programa de medicina complementaria e integradora de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, asegura que la noción de que el masaje es solo un lujo está anticuada. “Hay más de 1.000 estudios e informes publicados que ofrecen evidencia científica sobre los efectos de la terapia de masaje en la salud”, asegura en Doctor Oz. No solo habla de cambios directos a nivel muscular sino también indirectos, como la reducción de nuestros niveles de estrés o el impacto sobre nuestro estado emocional.

 

Beneficios de los masajes

Los masajes pueden considerarse una parte de la medicina integral, pues cada vez es más común que las personas sean tratadas con masajes junto con su tratamiento estándar. Algunos de los beneficios que nos aporta esta terapia según los expertos de la Clínica Mayo son:

 

-       Reducción del estrés y aumento de la relajación.

-       Reducción del dolor y de la inflamación y tensión de los músculos.

-       Mejora de la circulación, de la energía y del estado de alerta.

-       Disminución de la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

-       Mejora de la función inmunológica.

 

Entonces, ¿cada cuánto debería recibir un masaje?

Todo depende del tipo de masajes que queramos recibir. Aquí les dejamos una lista de algunos de los tipos más comunes y cada cuánto deberíamos visitar a nuestro terapeuta:

 

Masaje de drenaje linfático

Sirve para drenar los ganglios linfáticos después de una cirugía o cualquier otra afección médica reciente. Estimula el flujo de líquido y libera la acumulación en los ganglios linfáticos. Al principio este masaje se realizará a diario, pero con el paso del tiempo se puede realizar entre dos o tres veces por semana.

 

Masaje de tejido profundo

Utiliza movimientos lentos pero contundentes para así llegar a las capas más profundas del músculo y tejido conectivo. Este tipo de masajes se realiza para el daño muscular, causado por cualquier tipo de lesión. Se puede realizar varias veces por semana o incluso al mes, depende de la condición de salud.

 

Masaje en el cuero cabelludo

Sirve para relajarse y también puede ayudar a reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Un estudio realizado en Corea demostró que las mujeres que trabajaban en una oficina experimentaron beneficios para la salud con estos masajes de entre 15-25 minutos, dos veces por semana, durante 10 semanas.

 

Masaje de cuerpo completo

Se suele conocer como masaje suizo y favorece la relajación. Se puede realizar ocasionalmente, cada pocas semanas o mensualmente para lograr sentirse menos estresado y aumentar los niveles de concentración. 

 

Sillón de masaje

Ahora es posible tener nuestro masajista en casa para aliviar los músculos doloridos o simplemente para disfrutar de un momento de relajación. Un estudio encontró que los adultos sanos experimentaron múltiples beneficios al sentarse en una silla de masaje durante 20 minutos al día.

 

Etiquetas
masajes, medicina china, ayurveda

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.