¿Cómo es tu relación contigo mismo?

Por Beatriz Ticali

Esta columna es parte de nuestra serie #WellWednesdays donde distintas voces nos cuentan sus experiencias y filosofías de bienestar.

 

A la hora de escoger una pareja la mayoría de las veces estudiamos con cuidado cada una de sus características, reacciones y estilo de vida. A eso le sumamos miles de conversaciones con amigos para discutir con la seriedad de un juicio penal los pros y contras de esta posible relación. Todo esto antes de tomar la decisión de seguir adelante. 

Esto ocurre porque estamos al tanto de la importancia de las relaciones, que una buena parte de nuestra tranquilidad emocional depende de la calidad de éstas. Pero, ¿qué pasa cuando nos toca elegir el tipo de relación que tenemos con nosotros mismos? ¿Somos igual de juiciosos?

 

El espejo en otros

Cuando hablamos de relaciones amorosas con los demás casi siempre escuchamos las palabras “compromiso”, “empatía”, “camaradería”, “respeto” y “entrega”. Esperamos que nuestra pareja esté comprometida para que todo funcione, que sea capaz de entender todo lo que sentimos y atravesamos a lo largo del tiempo, que siempre juegue para nuestro equipo, que respete nuestros límites en todos los aspectos de la vida y que sea entregada en las buenas y en las malas. 

Nadie pone en discusión estas características. Sin embargo, da la casualidad que en la relación con nosotros mismos, el vínculo amoroso más largo que tendremos en nuestras vidas, estos requisitos pasan a un segundo plano ¿Qué pasaría si buscamos lo mismo que queremos en una relación de pareja en nuestra relación con nosotros mismos?

Pensemos por un momento en el compromiso que le pedimos al otro al estar en una relación. Esperamos que esté ahí siempre. Hasta lo damos por sentado y pensamos: “¿cómo se va a ir? Si esta persona está conmigo, tiene que estar comprometida”. Ahora pensemos en lo que sería tener este nivel de compromiso con nosotros mismos, si cada vez que tuviéramos un bajón no nos dejáramos a un lado y que el compromiso fuera tan fuerte que no existieran excusas para procrastinar o no cumplir metas.

¿Por qué el nivel de compromiso de otro hacia ti no es negociable y el tuyo contigo tambalea según las circunstancias de la vida? Y es aquí donde viene el punto de este artículo: la idea es que le pongamos el mismo empeño a las características de la relación con nosotros mismos que con la de los otros. 

 

Por mi culpa, por mi culpa

Lo mismo pasa con la empatía. Existen miles de situaciones por las que no hemos pasado, ni pasaremos jamás en nuestras vidas. Sin embargo, cuando una persona que queremos está atravesando por alguna de ellas, hacemos todo lo posible por entenderlos y apoyar sin juzgar.

Imagina por un instante no ser tan fuerte contigo mismo cada vez que te equivocas o cuando sientes algo que te avergüenza. Parece mentira, pero nosotros mismos nos juzgamos por vivir ciertas situaciones que ya son lo suficientemente difíciles como para sumarle nuestra poca empatía.

¿Cómo se va sintiendo imaginar tener esta relación positiva con nuestro propio ser? Es prometedor, lo sé.

Ahora hablemos de la camaradería, el respeto y la entrega. Imagina que tu pareja se está preparando para una reunión laboral importante, que está nervioso, tenso y un poco abrumado ¿Se te pasaría por la mente decirle algo que juegue en su contra? Personalmente creo que haría todo lo posible por hacer que se sintiera capaz. Creo que también sería increíble hacer eso por mí cada vez que necesite apoyo. Jugar para mi equipo, relajarme, decirme afirmaciones y hechos que levanten mi espíritu y dejar de meter “autogol” cada vez que no controle la situación por completo.

 

De mí, conmigo 

Tenemos claro que la vida sería bastante difícil con una relación de pareja que no dejara fluir nuestra personalidad, esencia y estilo de vida. Ir a la playa con alguien que nos haga sentir mal por nuestro físico, por ejemplo, o estar pegado a alguien que no nos apoya en los momentos más tensos, que desaparece cuando más lo necesitamos y que no respeta nuestros límites no suena del todo agradable. Y te pregunto, ¿tenemos igual de claros los efectos negativos que tiene una relación tóxica con nosotros mismos?

Nosotros mismos somos capaces de diseñar nuestras realidades. Cambiar nuestra forma de relacionarnos con nosotros es clave, porque sólo así entenderemos que no importa la cantidad de tiempo, esfuerzo y detalle que invirtamos en “elegir” a nuestra próxima pareja, si no trabajamos en nuestra relación con nosotros ya habrá alguien que sabotee el vínculo con el otro diariamente. 

Toma este artículo como el aviso que necesitas para comenzar a ser tan exigente con los pensamientos y acciones que te permites hacia ti, como lo eres con los demás. Así como le dices a tu amigo -sin ningún tipo de anestesia- “esa relación no es para ti”, “no te mereces estar con una persona tóxica” o el común y muy sincero “quiero lo mejor para ti”, llegó la hora de decírtelo a ti mismo cada vez que sientas que tu relación contigo no esté en su mejor momento. 

 

Etiquetas
amor propio, wellness wednesday, relación personal

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.