¿Qué hace a un producto “Clean Beauty”?

Por Anabel Grisaleña

 

La industria de la belleza no quiere quedar fuera de las tendencias de 2021, que giran en torno a lo natural, lo verde y lo sostenible. Muchas marcas de este sector han puesto de moda el término “clean beauty” o belleza limpia, con lo que buscan no quedar fuera del movimiento social. 

¿Qué significa “clean beauty”? Aunque no existe una definición oficial, las marcas han utilizado el término para definir dos pilares fundamentales: ingredientes limpios y etiquetas transparentes. La belleza limpia no trata de ser 100% perfecta, ni 100% natural, ni sin conservantes… simplemente es sinónimo de belleza no tóxica.

Un reportaje publicado por la revista Harper's Bazaar explica que cuando se habla de ingredientes limpios, las compañías se refieren a aquellos que se pueden utilizar sin poner en riesgo la propia salud del usuario: libre de disruptores hormonales y de químicos carcinógenos. 

Y, más allá de eso, también busca incluir a aquellas marcas que no se esconden, que no pretenden ser algo que no son. Esto se refiere a que, aunque tenga ingredientes artificiales, seguirá considerándose un producto de clean beauty mientras estos sean seguros y libres de tóxicos. El objetivo es tratar de eliminar la mayor cantidad posible de toxinas de nuestros productos de uso diario.

Las etiquetas transparentes las obtienen las marcas que hacen un esfuerzo por enumerar todos y cada uno de sus ingredientes, etiquetándolos en consecuencia. Desgraciadamente, no todas las marcas lo hacen. “Debido a que el término limpio puede significar cosas diferentes para cada persona, muchas empresas utilizan el concepto sólo como una estrategia de marketing y ventas, en donde engañan al consumidor con promesas orgánicas y ecológicas que van más allá de lo que el producto realmente ofrece”, advierte un reportaje publicado por la revista mexicana Glamour

Un claro ejemplo es el uso del término “fragancia”, que no se consideran un ingrediente. Dado que la industria no está del todo regulada, pues no está obligada a revelar sus secretos comerciales, existen empresas que pueden ocultar cientos de químicos bajo las etiquetas de “fragancia” o “perfume”.

Otro caso de falta de transparencia ocurre con los empaquetados de los productos. Palabras como “ecológico” o “natural” están muy de moda y se utilizan para captar la atención de los consumidores. Etiquetar falsamente un producto con términos relacionados a la sostenibilidad se conoce como lavado verde.

 

La responsabilidad del consumidor

Una de las metas del movimiento detrás de “belleza limpia” es lograr que el consumidor sea más consciente. Harper’s Bazaar explica que se pretende hacer a los consumidores más conscientes, dado que la industria de la belleza carece prácticamente de regulación. Por lo que depende de nosotros, los consumidores, familiarizarnos con las toxinas más comunes que se encuentran en los productos para el cuidado de la piel, belleza, cuerpo e higiene.

¿Qué ingredientes debo evitar? La clean beauty abarca un amplio espectro de productos, pero -de acuerdo a las recomendaciones de  Harper’s Bazaar- algunos de ellos se deben evitar por completo: parabenos, fragancias, compuestos de aluminio, agentes etoxilados, formaldehído, petróleo refinado, hidroquinona, talc, triclosan, silica y oxibenzona.

Muchos de estos se consideran disruptores endocrinos, al ser sustancias químicas con la capacidad de imitar las hormonas del cuerpo. Al venir en dosis tan pequeñas como nuestras hormonas, les permite hacerse pasar por ellas, alterando los niveles de producción de las reales y la forma en la que se comportan. Algunos de los problemas para la salud a largo plazo -enumera un reportaje publicado por Goop- incluyen: problemas reproductivos, defectos de nacimiento, problemas metabólicos o incluso cáncer.

Esto ocurre, por ejemplo, con los parabenos: se pueden identificar en las etiquetas dada a su terminación en “-paraben” o, por el contrario, esconderse bajo la etiqueta de fragancia. Pero hay un riesgo mayor. Además de los productos que alteran nuestro organismo, también sigue habiendo carcinógenos legales en los productos de belleza. ¿Cómo pueden ser legales si se sabe que pueden provocar un cáncer? Nosotros tampoco tenemos respuesta.

El formaldehído es uno de los más comunes, se encuentra en maquillajes y otros productos para el cuidado del cabello o de la piel. Nunca encontraremos la palabra “formaldehído” en una etiqueta, por lo que es conveniente buscar las moléculas de las que se compone: 2-bromo, 2-nitropropano, 1-3 diol, diazolidinil, DMDM hidantoína, imidazolidinil urea, cuaternio-15.

 

¿Por dónde comenzar? 

Si estás pensando en cambiar los productos de uso diario que tienes en tu neceser de maquillaje, te sugerimos comenzar con los productos que usas para la cara y el cabello. Es una forma de empezar el cambio sin que nos resulte demasiado abrumador. A diario utilizamos productos que pueden filtrarse a través de la piel de la cara y del cuero cabelludo, por lo que es importante empezar cambiando estos y más adelante, cambiar también los del cuidado corporal.

Hay que tener en cuenta que por mucho que una marca de belleza ofrezca determinados productos de belleza limpios, esto no quiere decir que toda su gama cumpla con los mismos estándares de seguridad. La aplicación de Clean Beauty, desarrollada por un grupo de científicos liderado por un doctor en farmacia y cosmetología, podría ayudarte: solo hace falta sacar una foto al producto o etiquetas y la app facilitará una lista de ingredientes controvertidos o prohibidos en Europa y de alérgenos.

Etiquetas
clean beauty, belleza limpia, etiquetas, transparencia

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.