Acupuntura vs. Acupresión

Por Anabel Grisaleña

 

La medicina tradicional china nos ha dejado innumerables sistemas medicinales, algunos muy completos, que abarcan un gran número de técnicas. Uno de los más conocidos, que está ya muy consolidado en el resto del mundo, es la acupuntura.

Muchas veces se hace referencia a la acupuntura como acupresión, pero hay que tener en cuenta que estas prácticas no son sinónimos. La acupresión a menudo se llama acupuntura sin agujas, pues en lugar de agujas esta técnica requiere de presión manual en puntos específicos del cuerpo, generalmente haciendo uso de la yema de los dedos.

Según la teoría que consta en la acupuntura clásica, el cuerpo humano está compuesto por una red de canales a los que se les conoce como meridianos. Estos, se encuentran situados por todo el organismo, llegando incluso a nuestros tejidos más profundos. Además, afirman que la actividad vital está soportada por una energía llamada qi, que recorre el cuerpo de las personas a través de estos canales o meridianos. 

Partiendo de esta base, tanto la acupuntura como la acupresión trabajan sobre estos puntos de la piel para equilibrar el cuerpo y las energías. Se dice que si el qi está bloqueado puede causar varios síntomas y condiciones de salud en cualquier parte del meridiano. 

La gran diferencia entre estas dos técnicas es que mientras la acupuntura utiliza agujas para desbloquear el flujo de energía, la acupresión utiliza las manos del profesional. Ambas prácticas estimulan los meridianos, aumentando la circulación de la sangre y la linfa, causando la liberación de endorfinas. También, tienen el poder de aliviar la tensión muscular y de detener el dolor, al cambiar nuestros sistemas de señalización química y hormonal.

Es posible que una persona sea capaz de aprender a realizar acupresión y llegue incluso a ponerlo en práctica con su propio cuerpo. A diferencia de esto, la acupuntura siempre debe realizarse por un profesional de medicina china, más concretamente por un acupunturista que cuente con agujas estériles. Esto se debe a que las agujas son demasiado finas y deben insertarse en un punto exacto, si no tienes conocimientos sobre esto, lo más probable es que no las sitúes correctamente. 

 

Fases del proceso de una sesión de acupuntura:

  1. Inserción de agujas: no solo deben ser colocadas en puntos concretos, sino que también deben situarse a distintas profundidades. Al ser las agujas tan finas, no causan ninguna molestia e incluso hay personas que ni las notan. Lo normal es que se utilicen entre 5 y 20 agujas por cada tratamiento. 

  2. Manipulación de agujas: El acupunturista puede moverlas o girarlas suavemente una vez insertadas. También es probable que se utilice calor o impulsos eléctricos muy leves para llegar al punto estratégico. 

  3. Extracción de las agujas: Las agujas suelen permanecer dentro del cuerpo entre 10 y 20 minutos mientras el paciente está acostado y relajado. Por lo general, tampoco se suelen sentir molestias al extraer las agujas. 

Según los expertos de la Clínica Medica de Acupuntura situada en Málaga, el número medio de sesiones necesarias para completar un ciclo de acupuntura suele ser de entre 5 y 10. Esto sin contar aquellas consultas relacionadas a enfermedades ginecológicas o tratamientos de fertilidad que suelen tener una mayor duración. 

 

Fases del proceso de acupresión:

  1. Masaje manual: el profesional realizará un masaje, normalmente haciendo uso de los pulgares, dedos y palmas de las manos sobre puntos concretos. Se realiza a distintas presiones y ritmos para poder llegar a manipular el qi. 

  2. Puntos locales y de activación: Los puntos locales son aquellos en los que el paciente siente dolor, mientras que los de activación sirven para conectar los locales de forma remota. Todo esto se conoce gracias a la red de meridianos que conectan el cuerpo humano. 

  3. Liberación del atasco: en la acupresión se considera que los dolores se deben a atascos en el flujo de energía. Por lo que gracias a la estimulación sanguínea y el tratamiento de los nervios se logra volver a equilibrar el cuerpo. 

La duración de este tratamiento varía mucho y dependerá siempre de la patología del paciente. 

Ambas técnicas se suelen utilizar para las mismas molestias, enfermedades y afecciones. Por ejemplo: náuseas y vómitos postoperatorios (incluidos los efectos de la quimioterapia), dolor en los dientes, dolores de cabeza, de partos, lumbalgia, dolor de cuello, osteoartritis, calambres menstruales o trastornos respiratorios. Además de esto, la acupresión se puede utilizar para regular funciones corporales como el metabolismo, la digestión o el sueño. 

 

Etiquetas
acupuntura, acupresión, terapias alternativas, medicina china

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.