Hombres: el gimnasio no puede sustituir al psicólogo

Por Juan Pablo Arocha

 

Apenas 20% de los pacientes que atiende en su consultorio el psicólogo José Vicente Pestana son hombres. Una cifra que no tiene la rigurosidad estadística, pero que arroja luces sobre la apatía que siente el sexo masculino para resolver sus conflictos de salud mental desde el diván de un especialista. “Hay una base cultural que relaciona a lo psicológico con debilidad, y con ese término tiene problemas lo masculino”.

Pestana, investigador de la Universidad de Barcelona, observa que el número de hombres en consulta ha ido aumentando, pero la tendencia todavía está lejos de equipararse con las mujeres. En España no existen datos públicos oficiales para dibujar el perfil de quienes acuden a consulta psicológica, solo esfuerzos individuales por lograr una estadística: Silvia Álava, del Centro de Psicología Álava Reyes, le declaró a la agencia EFE que en 2015 solo 30% de las 2.500 consultas que tuvieron fueron de varones.

La resistencia la corrobora también la psicóloga Milagros Mendoza, quien ha trabajado en Latinoamérica, España, Alemania y Reino Unido. En estos dos últimos países, dice, los hombres son más proclives a buscar ayuda: “no está inculcado esa idea de que los hombres no lloran, que están obligados a resolver. España, en cambio, es una situación similar a la América Latina, donde demostrar una vulnerabilidad choca con los estereotipos establecidos”.

¿Dónde se refugian los hombres? En el gimnasio, responde Pestana. “Lo más terapéutico que buscan inicialmente es donde hay predominio de la actividad física. Eso está mejor valorado” ¿Lo malo? Que levantar pesas no cura. “Eso puede controlar, pero no aminorar algunos problemas”.

 

Dime qué edad tienes…

Rota la barrera de los prejuicios para llegar a consulta, los hombres que se sientan con el especialista suelen ir motivados por tres cosas: problemas de pareja, dificultades en el ámbito laboral y ansiedad. “Muchas veces predominan las dificultades de éxito y poco reconocimiento”, dice la psicóloga clínica Esther Roperti. Ya no es solo la preocupación de pérdida económica como amenaza real, pues explica que disminuye al hombre compartir ahora roles de cabeza de hogar con la mujer.

"Los casos que más se presentan son los vinculados al malestar de pareja, el terreno amoroso, que en algunos pacientes puede deberse a inconvenientes de relación con el sexo opuesto o de autoestima”, advierte Roperti, coordinadora de psicodiagnóstico del Colegio Oficial de Psicología de Madrid. Desde Barcelona, Pestana suma la difícil relación de algunos hijos con sus padres como otro factor que los motiva para la búsqueda de ayuda, que suele deberse principalmente a problemas con la figura de autoridad.

A medida que los hombres maduran, varían las razones para sentarse con un especialista. En el caso de los jóvenes, alrededor de 20 años, es la ansiedad lo que más destaca, explica Mendoza: “Hay un grueso de la población masculina que sufre de ansiedad, de fobias, de crisis de pánico. Todo eso les viene a estallar en la cara”.

En la década de los 30, lo que más predominan son los conflictos de pareja. De hecho, Mendoza está convencida que en la mayoría de los casos acuden a consulta por exigencia de sus parejas. Y ya desde los 50 años de edad, se comienzan a manifestar problemas de sexualidad que –dice la especialista– suele ser producto de una disfunción eréctil no tratada médicamente.  

 

Las crisis

Los psicólogos advierten que hay dos etapas donde los hombres suelen ser propensos a desarrollar crisis personales. En la década de los 30 años y en los 40, justo por razones casi completamente opuestas: “La primera se produce en aquellos que se casaron siendo muy jóvenes, alrededor de los 20 años de edad, y asumieron responsabilidades muy tempranas. Sienten que no han vivido la etapa de la juventud, buscan entonces recuperar su vida y su espacio. Mientras tanto, a los 40, la crisis se origina en aquellos que no se han asentado, que no tiene familia formada y que, por inmadurez emocional se quedaron en la década de los 20. Son aquellos que no tienen casa propia, trabajo estable”. 

Mendoza explica que estas crisis se activan principalmente por la comparación que el hombre hace de sí mismo frente a otros, sin tomar en consideración las variables que cada uno enfrentó.  “Miembros de una misma familia pueden haber sido criados en un mismo ambiente y tener casos distintos”, advierte.

Estar sensibilizados al tema psicológico es el principal puente para llegar a consulta. De acuerdo a la experiencia de Pestana, los varones que suelen pedir una cita ya han tenido un contacto previo con esta rama médica: tienen amigos profesionales, familiares que han acudido, se topó con algún especialista en alguna charla o siguen sus redes sociales. “Ahora, con el tema de la pandemia, comenzaron a atender en línea. Eso ayuda a que los hombres se sientan más cómodos”.

Pero en España hay otro problema. Solo hay seis psicólogos por cada 100 mil habitantes dentro del Sistema Nacional de Salud, tres veces menos que la media europea, según estadísticas que publicó El País. Si la reticencia de los hombres a acudir a consulta es tan elevada, y el poco personal retrasa la asignación de citas médicas, lo más probable es que el paciente abandone la carrera antes de alcanzar la meta de sentarse en un diván.

 

Etiquetas
salud mental, psicólogo, ansiedad, depresión, hombres

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.