España: 10% de los mayores de 15 años padece algún problema de salud mental   

Por Juan Pablo Arocha

 

La vida de Angy Fernández parecía perfecta. Actriz de fama, gracias a series como Física o Química; cantante de éxitos, tras un debut con apenas 18 años de edad; locutora, modelo, presentadora de televisión. Bella ¿Falta algo más que agregar a la lista? Sí, unos ataques de ansiedad recurrentes que terminaron por generarle una depresión que, por momentos, la llevó a pensar en rendirse. Lo que se ve en pantalla no es la vida real.

Angy contó su historia en el show de YouTube de Luc Loren: "empecé a encontrarme fatal, pero además me sentía triste y que no valía para nada. Tenía momentos de euforia y de estar bien, pero luego me daba un bajón muy tremendo al llegar a casa y no querer levantarme al día siguiente". Ella es sólo una de las caras visibles de un problema de salud que afecta en silencio a buena parte de la población mundial, en España una de cada diez personas mayores de 15 años ha sido diagnosticada con algún problema de salud mental.

La cifra es para preocuparse. Los datos oficiales son de 2017, mucho antes de la crisis sanitaria que obligó al encierro e impulsó los datos negativos sobre enfermedades de este tipo. Ya se calculaba que 6,7% de la población del país sufría de cuadros de ansiedad y otro porcentaje similar había sido diagnosticado con depresión. Muchos de estos casos terminan de forma fatal: En España hubo una media de 9 suicidios al día durante 2019, convirtiéndose –según publica El Independiente– en la primera causa de muerte no natural y triplicando los fallecidos por accidentes de tráfico de ese año.

"La depresión es una enfermedad silenciosa y que no se ve. No es como cuando te rompes algo”, advierte Angy en la entrevista. "Al final, hay un porcentaje muy alto de personas que hemos pensado en acabar con nuestra vida. Cuando el dolor es tan fuerte que crees que no puedes salir adelante, lo primero que te sale es rendirte”, confiesa. Pide superar los tabúes y hablar abiertamente de esta enfermedad.

 

La Covid abrió la zanja

La Organización Mundial de la Salud define a la salud mental como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por eso el abanico de enfermedades que se incluyen en esta categoría es tan amplio, desde trastornos de ansiedad, pánico, fobias o depresión, hasta trastornos de alimentación, personalidad y de estrés postraumáticos.

Aunque hay desencadenantes biológicos o genéticos, la mala salud mental suele estar vinculada a cambios sociales rápidos, trabajos estresantes, discriminación, exclusión, modos de vida poco saludables y violencia, de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS): “Las enfermedades de salud mental constituyen una epidemia silenciosa”.

Una encuesta publicada a inicios de mayo reveló que la salud mental de los europeos llegó a su nivel más bajo tras un año de haber iniciado la pandemia por el Coronavirus. El indicador es general en todos los grupos de edades, concluye el trabajo de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo (Eurofound), según reseñó la agencia EFE: “casi dos tercios de las personas de 18 a 34 años corren el riesgo de padecer depresión y, en el caso de las mujeres, el equilibrio entre la vida laboral y personal se ha visto desbordado durante la pandemia, especialmente en el caso de las que tienen niños pequeños”.

Los españoles son la cuarta comunidad de la Unión Europea que más ha visto afectada su salud mental durante el último año, de acuerdo a una investigación reciente del Foro Económico Mundial. Un total de 51% de los ciudadanos consultados afirman que su salud a nivel psicológico y emocional ha empeorado desde 2020, aunque son un poco más optimistas que la población del Reino Unido (52%), Italia (54%) y Hungría (56%).   

 

La risa no es garantía de nada

Para quienes disfrutaron de las películas de comedia estadounidenses de la década de los 90, el nombre de Robin Williams le sonará familiar. Su talento hizo reír a muchos con clásicos como Mrs. Doubtfire, Flubber, Patch Adams y la trilogía de Una Noche en el Museo, pero su trágica muerte en 2014 no le hizo honor a la alegría que había creado para otros: se suicidó tras sufrir episodios de angustia y depresión.

Su historia está recogida en el documental Robin’s Wish, que fue estrenado meses atrás y puede conseguirse en YouTube. Allí, el neurólogo Bruce Miller explica que el actor sufrió, sin saberlo, demencia con cuerpos de Lewy: “Estuve viendo cómo afectó a su cerebro. No había ningún área que no estuviese afectada. Fue un padecimiento devastador, mortal, rápido y progresivo”, recoge MSN.

No todos manejamos de la misma manera episodios de estrés o ansiedad. Tampoco, necesariamente contamos cuando estamos tristes, deprimidos o agobiados por una situación. Por eso, a veces es tan difícil determinar cuándo alguien cercano comienza a padecer una enfermedad de este tipo.

¿Cómo podemos detectarlo? "Estas personas pueden tener períodos en los que experimentan una realidad propia. Pueden escuchar voces, ver cosas que nadie más ve, tener creencias inusuales, sentirse excepcionalmente importantes o dar un significado especial a eventos cotidianos", dice la Mental Health Foundation en un reportaje que publicó la BBC. Si tienes sospechas sobre alguien de tu entorno, dicen los especialistas, debes armarte de paciencia y darle tu apoyo incondicional.

Sin presiones. Hay que dejar que el afectado cuente cuando y cuanto quiera del problema que tiene. Y entender que, quizás, tú solo no podrás ayudarlo a salir del problema. “Aquí es donde la Mental Health Foundation recomienda hablar de la búsqueda de apoyo profesional y es importante que puedas orientar a tu amigo o familiar sobre cómo hacerlo”, recoge la BBC.

¿Y si me pasa a mí? Si tienes una montaña rusa emocional, cambios en tus pensamientos, conductas o estado de ánimo que afectan tu trabajo y tus relaciones por más de dos semanas es posible que tengas algún tipo de afección de salud mental. La cuenta la hace la Oficina para la Salud de la Mujer de EEUU, que explica que “los síntomas pueden incluir ansiedad extrema la mayor parte del tiempo, sentimientos de desesperanza sobre todo, o bien abuso de alcohol o drogas”.

 

Abrirse es necesario

Ante cualquier duda, lo mejor siempre será acudir a un especialista. Aunque ya la Organización Mundial de la Salud ha advertido que es una de las áreas más desatendidas de la sanidad pública. Y sin probabilidades de mejorar en el corto plazo: “El acceso limitado a una atención de salud mental de calidad y asequible en el mundo antes de la pandemia, y en particular en las situaciones de emergencia humanitaria y de conflicto, ha disminuido aún más debido a COVID-19, ya que la pandemia ha perturbado los servicios de salud en todo el mundo”, dijo el ente global a finales de 2020.

Por esa misma falta de atención es que Nel González Zapico, presidente de la Confederación Salud Mental España, advirtió ya que “la salud mental de la población española ha caído en picado durante la pandemia y debajo no hay red”. La organización pidió recientemente en un comunicado que la Comisión Europea en general, “se implique y haga las recomendaciones oportunas a los Estados miembros para que prioricen la inversión a la atención a la salud mental”.

Atender estos padecimientos oportunamente es clave. “Si no se tratan a tiempo y de forma adecuada, acaban generando una discapacidad muy importante”, dijo a El Confidencial Javier Prado, portavoz de la Asociación Nacional de Psicólogos Clínicos y Residentes en España (ANPIR).

Hablar parece ser clave. Lo fue para la actriz Angy Fernández: "A mi madre terminé diciéndole que no podía más y que quería morirme. Yo veía a mi madre, mis amigos y mi pareja sufriendo. Me di cuenta de que no estaba bien y llegué a pensar que todos estaban sufriendo por mí. Se lo verbalicé, ¡y menos mal! Creo que es muy bueno que si tienes ese pensamiento lo compartas con alguien. Hay que decirlo”.

 

Etiquetas
salud mental, ansiedad, depresión

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.