¿Yoga para los ojos? Descansa y mejora tu vista con estos “eyesanas”

Por Anabel Grisaleña

 

En los últimos años, se han popularizado de forma masiva distintos tipos de yoga en occidente. Esta práctica ancestral cuenta con muchísimas ramificaciones distintas, cada una enfocada en una parte de nuestra mente, cuerpo y espíritu. Entre las nuevas tendencias de bienestar está el yoga ocular, que proviene del Drishti: el punto de enfoque donde descansas la mirada durante la práctica del yoga y de la meditación.

La teoría detrás de esta práctica asegura que al centrarte en un punto fijo la concentración mental y el enfoque del ojo mejoran. Los drishtis (puntos de atención o enfoque) se enfatizan particularmente en Ashtanga yoga, e incluso son mencionados por su precursor Ashtanga T. Krishnamacharya, en su libro “Yoga Makaranda” escrito en 1934. 

En Ashtanga, se pueden diferenciar nueve drishtis:  la punta de la nariz, los dedos de los pies, las yemas de los dedos, el pulgar, el ombligo, entre las cejas (tercer ojo), hacia el cielo, hacia la derecha y hacia la izquierda. Cada pose tiene asignado un punto focal de atención específico. 

 

Yoga ocular desde la ciencia 

Hay una falsa creencia que afirma que el yoga ocular se utiliza para mejorar la visión. Lamentablemente, resolver problemas como el astigmatismo, la miopía o la hipermetropía aún no es posible. No obstante, sí se pueden tratar otros problemas oculares como el ojo seco o la fatiga visual

Pensemos en los movimientos que hacemos con los ojos a diario, como, por ejemplo, poner los ojos en blanco cuando se nos está acabando la paciencia. Este simple gesto es una expresión del cerebro intentando alcanzar un estado alterno de conciencia. Esto significa que la mente quiere desviar la atención de lo que está viviendo en el presente. Los ojos están conectados con muchos otros mecanismos del cuerpo, por lo que hacer algunos ejercicios de forma intencionada puede ser ventajoso.  

Un estudio realizado por 60 estudiantes de enfermería demostró que tras 8 semanas practicando yoga ocular, los ojos se sintieron menos cansados y fatigados. Esta práctica puede ayudar tanto a aliviar como a prevenir los síntomas de fatiga ocular, cada vez más comunes entre la sociedad tras pasar más horas frente al ordenador.

La fatiga ocular se trata de una molestia en los ojos, causada al estar mucho tiempo en frente de una pantalla de luz azul o por el estrés. El yoga ocular es capaz de estimular los músculos que se encargan del movimiento del ojo. Esto logrará que los músculos se fortalezcan, reduciendo los niveles de estrés.

Otro estudio sobre el yoga ocular admite que no pudo demostrar que las personas que lo practicaron vieran mejor, pero sí con mayor claridad. Una de las formas de hacer yoga ocular es mediante ejercicios de enfoque que podrían llegar a mejorar la respuesta de nuestro cerebro. Por tanto, es posible que la persona no vea mejor, pero si están más atentos a lo que ven, podrán verlo de una forma más clara. 

Asimismo, una investigación publicada en 2013 en donde se estudió a 60 personas, demostró que tras haber realizado ejercicios de yoga ocular, las personas pudieron identificar de forma más rápida aquello que estaban mirando. El tiempo de respuesta de los participantes disminuyó.  

 

Movimientos de yoga ocular 

Es posible que todavía no estés preparado para realizar Ashtanga yoga, unificando poses y puntos de enfoque. No obstante, si pasas mucho tiempo delante de una pantalla, un libro o simplemente sientes el ojo seco o cansado, puedes pensar en practicar algunos de estos ejercicios. 

Desde Harper 's Bazaar elaboran una lista de movimientos de ojo que se pueden realizar desde cualquier lugar (en la oficina, universidad, esperando en una consulta…). Aquí te dejamos 3 de ellos: 

 

1. Poner los ojos en blanco

Está demostrado que a medida que envejecemos, la capacidad de poner los ojos en blanco o mirar hacia arriba se reduce. No obstante, trata de mover los ojos de forma horizontal primero a la izquierda (fijándose en los elementos que tiene en ese lado) y luego realiza un movimiento circular en el sentido de las agujas del reloj. Después, repítelo hacia el otro lado. 

2. Enfoque

Se trata de colocar el pulgar hacia arriba, justo en frente de los ojos, e ir acercándolo hacia la nariz hasta perder el enfoque por completo. El mismo ejercicio se puede repetir hasta 10 veces.  

3. Visualización cercana y lejana

Sitúa dos puntos de enfoque distintos: uno a distancia (mirar por la ventana en caso de estar en un sitio cerrado) y otro cerca de ti. Primero, hay que realizar varias respiraciones profundas mientras se visualiza el objeto lejano. Después, mover la vista hasta el objeto más cercano. Hay que exhalar completamente antes de volver al objeto lejano. Este ejercicio se podrá repetir tantas veces como se desee, prueba con 10 veces.

Etiquetas
yoga ocular, drishti, ashtanga yoga

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.