¿Cansado, sin ánimos, desmotivado? Puedes estar sufriendo de languidez

Por Anabel Grisaleña

 

Los cambios abruptos a los que nos sometió la pandemia dejó a muchas personas con el ánimo por el suelo, sin ganas de hacer nada. Los síntomas del estrés, la depresión o la ansiedad aparecieron en muchas personas por primera vez y, aunque no tienen un diagnóstico médico en muchos casos, lo cierto es que su salud mental fue afectada. Muchos expertos en psicología llaman a este problema “el hijo ignorado de la salud mental”: se conoce como languidez y se trata de un trastorno situado a medio camino entre la ansiedad y la depresión. Se caracteriza por la falta de energía, de ánimo y la sensación de estancamiento en la vida. 

Estar tanto tiempo encerrados en casa, con los planes de futuro destrozados o limitados, fueron muchos los sometidos a un estado de completa desmotivación. La languidez limita la productividad al hacer que las personas se sientan sin rumbo fijo, atascados en el tiempo, y con una capacidad muy limitada de concentración. A pesar de no considerarse una enfermedad de salud mental, algunos estudios aseguran que podría ser un agente de riesgo para el desarrollo de trastornos de mayor gravedad. 

Viviendo en una sociedad donde los problemas de salud física se normalizan, pero todavía se le quita importancia a los relacionados con la salud mental. La realidad es que una salud óptima se describe como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedades” según la Organización Mundial de la Salud. Además, los problemas de salud mental contribuyen a la aparición de enfermedades crónicas, haciendo que el pronóstico sea mucho peor. 

Así que si nos encontramos con pocas fuerzas o desmotivados, es hora de replantear nuestra idea de bienestar y empezar a priorizar la salud mental. El sociólogo Corey Keyes fue el primero en estudiar sobre este fenómeno, al que luego llamó languidez. Durante su investigación entendió que existían personas que no progresaban en la vida pero que tampoco padecían patologías graves de salud mental: se trataba del predecesor de la depresión. 

Uno de los problemas que sufren las personas que languidecen es que pierden el sentido de la importancia, pues todo para ellos se vuelve indiferente. Al pensar que nada importa, tampoco podrás ver la importancia de tu salud y el problema no mejorará.

 

¿Cómo puedo saber si sufro de languidez?

El profesor de Psicología y Salud de la Escuela de Negocios de Manchester, Cary Cooper, explicó en una entrevista con The Independent que se trata de un estado en el que te sientes descontento. Algunas de las manifestaciones que menciona son: estar más aletargado, hacer menos ejercicio, no estar interesado en planificar, ni siquiera cuando se trata de eventos o situaciones positivas como, por ejemplo, organizar unas vacaciones.

Cooper menciona que cuando se trata de una persona extrovertida, estas tienden a volverse más reservadas, retirándose hacia adentro. Por ejemplo, ser menos gracioso, más negativo o apático con relación a asuntos cotidianos. Es más probable que el cambio lo noten los amigos, familiares y otras personas cercanas antes que uno mismo.  

 

Di adiós a tu languidez:

1.  Enfócate en un proyecto determinado: Una forma de hacerlo es tratando de dedicarle tiempo a retos que te permitan poner a prueba tus habilidades. Esto puede ser un trabajo, objetivo o incluso una conversación. De esta forma estarás poniendo a prueba tu concentración, haciendo que la determinación por hacer algo aumente. Es como tratar de revivir aquellas motivaciones internas otra vez.

2. Tomarse un descanso: Aunque parezca contraproducente, muchas veces nos sentamos delante de un trabajo buscando la motivación desde la silla, siendo poco o nada productivos. Para volver a encontrar las ganas y dar rienda suelta a la creatividad es conveniente tomarse unos días libres. Sin duda, es una forma de sentirse renovado y sentarse la próxima vez con más ganas. 

3.  Acudir a terapias de salud mental: Tanto las terapias alternativas como las tradicionales pueden ayudar a alejar los pensamientos negativos, como por ejemplo, aquellos causados por Covid-19. Acudir a terapia con un profesional puede ayudar a superar traumas, a manejar sentimientos (emocionales y mentales) a largo plazo, entre otras cosas.

4. Rodéate de personas positivas: Las actitudes se contagian y cuando estamos en un ambiente que no nos agrada, es posible que disminuya nuestro estado de ánimo positivo. El profesor Cooper asegura que para salir de la languidez es necesario ser positivo y tomar las riendas. Para esto recomienda planificar actividades agradables y relacionarse con personas que te importan y que sean positivas. 

5.  Escribe un diario personal: No tiene porque ser un diario como tal, también puede tratarse de una carta de agradecimiento; dando las gracias a todo lo positivo que nos ha pasado y cosas que nos gustan de nosotros mismos. La psiquiatra y directora médica de Psiquiatría comunitaria en California, Leela R. Magavi, recomienda que sus pacientes elaboren una lista de las cosas por las que están agradecidos de forma física, emocional y espiritual. Esto debe hacerse todas las mañanas y noches, especialmente cuando la persona se sienta sola o triste. 

 

Etiquetas
languidez, depresión, ansiedad, covid-19, post-pandemia

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.