3 formas en las que la maternidad cambió mi relación con la salud, por Magally Capriles

Por Magally Capriles, Fundadora de LAMARCA

 

1. Me hizo una persona más consciente:

A través del embarazo pude entender cómo somos pura conciencia, y cómo a través de los sentidos convertimos lo inmaterial en material. A valorar el hecho de que gracias a ellos (los sentidos) descubrimos, interactuamos y apreciamos el mundo, sus olores, sus sabores, sus sonidos, sus vistas. Cuando tenemos un bebé dentro de nosotros, esos sentidos se hacen más sensibles y más despiertos. Quizás porque gracias a ellos les enseñas el mundo: disfrutando de lo bueno, permitiéndote percibir y alejarte de lo malo. También porque son estos sentidos quienes buscan darte señales de lo que es bueno, o puede ser nocivo para ellos y para ti. Estos sentidos agudizados por una nueva vida dentro de ti nos hacen consciente de que todo lo que percibes, y decides percibir, se materializa, se convierte en pensamientos, sentimientos y luego acciones o conductas. Como consecuencia, te hace querer ser más dueño de lo que haces, lo que percibes, las situaciones, sentimientos y pensamientos a los que te expones, porque entiendes las consecuencias que tendrán en tu bienestar y en este caso, en el de y más adelante educando.

2. Entendí la alimentación desde otro punto de vista:

El embarazo me abrió los ojos a la alimentación como fuente de energía y no meramente un acto de disfrute, mucho menos un enemigo. Durante el embarazo, el posparto, la lactancia y los primeros años de crecimiento de tus hijos, la alimentación tiene un papel fundamental. En mi caso, durante el embarazo entendí que lo que comía iba directamente a mi bebé y que debía darle la mejor calidad de alimento posible, rico en nutrientes y vitaminas, y libre de tóxicos, para su crecimiento. En el embarazo existe el mito de que debemos comer para dos y a veces hace que las mamás coman en exceso... lo importante (estés o no embarazada) es la calidad de estos alimentos y comer en cantidades que tu cuerpo necesita para darte la energía necesaria para vivir y realizar sus funciones adecuadamente: ni mucho, ni poco. Entre estas funciones está la creación de un bebé, y lo que comes es la materia prima. En el postparto, la alimentación es una pieza importantísima del proceso de sanación. Hay culturas que enfocan toda su energía en alimentar a las nuevas madres para que sanen sus cuerpos y recuperen las energías para alimentar y criar a esos bebés recién llegados. En la lactancia, lo que comes se lo pasas a tu bebé a través de la leche, por lo que la responsabilidad sobre lo que consumes es aún mayor. La calidad de esa leche está directamente relacionada con el tipo de alimentación que lleves. Luego comienza el proceso de enseñar a tus hijos a comer, y educarlos a través del ejemplo, por lo que toma un papel fundamental no solo lo que pones en sus platos, si no lo que pones en el tuyo. Todo este proceso me hizo ser mucho más consciente de cada alimento que he decido consumir, sin excesos ni radicalismos, las decisiones que tomo toman más en cuenta mi bienestar holístico… no estético.

3. Me hizo valorar el descanso:

Siempre he predicado el movernos y ser personas activas, hacer deporte, caminar, estirar, mantenernos en movimiento.. Sigo creyendo en eso, pero el descanso, el sueño y el estar en pausa tomó un papel nuevo en mi vida que afectó mi forma de “ser activa”. Muchas veces solemos poner el deporte en un primer plano y llevarlo a extremos que terminan siendo contradictoriamente perjudiciales para nuestra salud. Ser madre me hizo valorar cada momento con mi hija, aun cuando pareciera que no he hecho nada productivo en el día. Gracias a esto comencé a apreciar el tiempo de manera distinta, disfrutar del presente y la simplicidad de las cosas.. la importancia de no hacer nada, simplemente estar en su compañía y disfrutar... También me hizo comprender la importancia de dormir, y que a veces es más importante que madrugar para entrenar. El sueño es fuente fundamental de energía y de salud, y a veces lo damos por sentado. Sobretodo me hizo ver que el movimiento debe de estar acompañado de la pausa para encontrar el equilibrio. Como parte de esa consciencia que debemos alcanzar, debemos aprender a escuchar nuestro cuerpo y saber que necesita: a veces es movernos a toda velocidad, darle vida y energía - a veces es pausar, estirar, dormir, meditar, respirar, contemplar, ser - eso también da vida y energía.



 

Etiquetas
maternidad, salud, alimentación, nutrición

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.