Te hinchas durante la menstruación ¿y qué?

¿Te sientes más pesada, hinchada y tu ropa no te sienta igual de bien? Puede que la regla sea la culpable. Si durante los días previos a la menstruación sientes que te hinchas, no te preocupes, es totalmente normal. Hablamos con una médico de familia y un ginecólogo para resolver todas tus dudas sobre este tema.

Ya no es un secreto ni una cuestión tabú el abultamiento del abdomen causado por la regla. Meses atrás el tema se volvió trending topic en Instagram, gracias a la valentía de algunas influencers como la entrenadora personal Maeve Madden, que se animó a mostrar en la red social la realidad de cómo cambia su cuerpos debido a la menstruación. Ya antes había hecho lo mismo la fitness star Victoria D’Ariano. 

No sorprende la enorme trascendencia que tuvo la acción de Madden y D´Ariano. Tampoco la cantidad de elogios de sus seguidores. Estas acciones ayudan a que las mujeres normalicemos, comprendamos y aceptemos a nuestro cuerpo. Tal fue el éxito que muchas microinfluencers y personas anónimas se animaron a subir sus propias fotos de hinchazón abdominal causados por la regla. 

 

Visita incómoda 

Aunque cada mujer se ve afectada de manera diferente por su ciclo menstrual, será difícil encontrar a alguien que diga que no experimenta ningún tipo de malestar tanto antes como durante su período. La hinchazón es uno de los primeros síntomas que avisa la llegada de la menstruación, pero no es el único. Durante la semana premenstrual y la regla, las mujeres experimentamos una situación muy molesta e incómoda. Pero ¿por qué? 

Cansancio, retención de líquidos, mala digestión, cefalea, dolor muscular, hinchazón del abdomen, acné, urticaria, mastodinia (hinchazón y dolor de las mamas), palpitaciones, aumento del hambre, cambios en el sueño y humor...se han descrito hasta 100 síntomas físicos, neurovegetativos y gastrointestinales asociados a la fase premenstrual por las variaciones hormonales durante estos días y estos son solo unos ejemplos, explica el ginecólogo y obstetra David Cornago.

¿La hinchazón? Lucía Ugarriza, médico especialista en Medicina de Familia y Comunitaria con un máster en Nutrición y Alimentación Humana e investigadora del grupo NUCOX-Idisba, cuenta que nos hinchamos porque los días previos a la regla coinciden con la fase lútea o segunda fase del ciclo menstrual (15 días antes de la regla). En ese momento, se generan una serie de fluctuaciones en distintas hormonas, hay un aumento de la aldosterona, debido al exceso de aldosterona el cuerpo retiene más sodio. Es decir, acumulamos más sal y más agua. Además, las localizaciones más habituales de esta hinchazón son el abdomen (distensión abdominal) y las mamas (mastodinia), añade Cornago. 

Las responsables de estas alteraciones físicas y emocionales son la progesterona y los estrógenos, las principales hormonas encargadas de regular la función reproductora de la mujer y su ciclo menstrual. Los niveles de estrógenos caen y los de progesterona se mantienen al máximo, aunque los niveles hormonales no son fijos en todas las mujeres.

Son múltiples las circunstancias que pueden intensificar esta sintomatología por diferentes vías: las situaciones de estrés tanto físico (alteración en las hormonas tiroideas, un ovario que está generando más hormonas, un prolactinoma que está dando un aumento de prolactina, etc.),  o emocional o del ánimo (estrés, ansiedad, depresión, insomnio; trastornos de la alimentación, falta de ejercicio). 

 

¿Cómo disminuimos la hinchazón? 

Hay que prestarle mucha importancia al tema de la alimentación durante los días previos a la regla, el hecho de que haya un déficit de micronutrientes o vitaminas en específico, el tipo de dieta que sigamos o la actividad física son determinantes del síndrome premenstrual y de otras patologías. 

Ugarriza recomienda una dieta baja en sal, harinas blancas, azúcares y sodio en general, pues estos alimentos favorecen a la retención de líquidos. Por otro lado, se debe tomar mucha agua e incluir en la dieta alimentos ricos en potasio (plátanos, hojas verdes, aguacate, tomate) que reducen los niveles de sodio, al igual que consumir alimentos considerados diuréticos naturales (espárragos, piña, pepino, puerro) ya que ayudan a eliminar el exceso de agua en el cuerpo fomentando la producción de orina. 

La mejor opción es mantener una dieta rica en vegetales e hidratos de carbono complejos (de absorción lenta) y pobre en grasas saturadas, aumentando el número de comidas (5-6) y menguando la cantidad. Todo ello disminuye la incidencia de sintomatología premenstrual. Reducir el consumo de cafeína y bebidas estimulantes, así como evitar el consumo de tabaco y alcohol son las medidas más recomendadas.

Además, una buena salud física y mental es fundamental para mantener un equilibrio hormonal. Hay que actuar sobre posibles desajustes hormonales en caso de que existan y, súper importante: reducir el estrés con métodos de relajación como meditación, mindfulness, yoga y ejercicios de respiración. 

El ejercicio físico regular es esencial porque genera endorfina. Existen varios estudios publicados sobre la influencia positiva de la actividad física para combatir el síndrome premenstrual. Gracias al avance de las mujeres en el campo de la medicina, cada vez hay más estudios de este tipo, porque hasta ahora existía un modelo médico muy basado en la sintomatología masculina. 

Ugarriza nos aconseja el aceite de onagra, vitaminas del complejo B (sobre todo B-6), vitamina E y algunos minerales o micronutrientes como el calcio o el magnesio y el triptófano para evitar estos síntomas.

 

Técnica floral

En un escalón superior tendríamos la fitoterapia a base de productos naturales como el sauzgatillo o la onagra. Por último, también existen preparados hormonales anticonceptivos a base de drospirenona que inhiben la ovulación y tienen efecto positivo frente a la retención de líquidos y que son una alternativa muy atractiva para aquellas mujeres que además buscan una anticoncepción eficaz, nos detalla Cornago.

¿Y qué hay del famoso SPM? Cornago se refiere al síndrome premenstrual como “los  síntomas de índole física y emocional que aparecen los días previos a la menstruación y que desaparecen total o parcialmente tras la misma”. Esta sintomatología suele ser de intensidad moderada y suele requerir de algún tipo de tratamiento. Aparece en aproximadamente un 30% de las mujeres que presentan ciclos ovulatorios, es más frecuente en mujeres entre los 20 y 45 años y su causa no es del todo conocida. 

Además de los cambios hormonales, se han postulado cambios a nivel de neurotransmisores, endorfinas, déficit de vitaminas B6 o E, de calcio o de magnesio como posibles causas. Entre 3 y 10% de estos síntomas son verdaderamente severos e incluyen alteraciones importantes en la esfera emocional, interfiriendo en la actividad diaria de la mujer. Esta situación se denomina trastorno disfórico premenstrual.

Es fundamental que cada mujer sepa reconocer su ciclo, aprenda a interpretarlo y de esta forma podrá diferenciar lo que es normal de lo que no. El 85% de las mujeres tiene algún tipo de síntoma premenstrual, la mayoría son leves y no se deben confundir con patología. 




 

Etiquetas
menstruación, regla, alimentación, hinchazón

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.