Intestino SOS: conoce las alarmas que emite tu organismo

¿Sabías que en tu intestino viven billones de bacterias, levaduras y virus? Se trata de la llamada microbiota, la flora microscópica que habita en un organismo, y que en el caso del intestino humano representa una de las comunidades más densamente pobladas, incluso más que el suelo, el subsuelo y los océanos, explica un estudio publicado por la Revista de Gastroenterología de México. Todos viven usualmente en armonía, pues si se rompe la convivencia, si las bacterias malas se apoderan de las buenas, es posible que provoque disbiosis intestinal (intestino no saludable). 

Afortunadamente el cuerpo humano es capaz de pedir auxilio y ayudarnos a identificar si tenemos un intestino saludable ¿Cómo podemos saber que el intestino está pidiendo ayuda? Aquí te dejamos cuatro formas de descubrirlo: 

 

1. Gases e hinchazón 

El gas se produce a raíz del proceso digestivo y de fermentación en el intestino. Se forma en el intestino grueso (el colon) cuando las bacterias fermentan los hidratos de carbono que no se digieren en el intestino delgado, aseguran expertos de Mayo Clinic.  

No todas las cepas de bacterias intestinales producen la misma cantidad de gas. Algunas producen más que otras de forma natural y estas se consideran “malas”. Demasiados gases pueden provocar una excesiva fermentación, atrapando el gas en el intestino y creando hinchazón. 

Una de las causas de la aparición de gases es el SIBO. Esto es el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado. Esto es un tipo de disbiosis, un desequilibrio en los billones de bacterias que se instalan en el intestino. El problema con SIBO no está en bacterias (buenas o malas) sino en la ubicación. Al tratarse de organismos vivos con paladares y antojos propios, esto significa que las bacterias están compitiendo por comerse los alimentos. Esto puede provocar un intestino permeable y sensibilidad a los alimentos. 

Para ayudar a calmar los efectos del SIBO se recomienda cambiar ciertos aspectos de la dieta, una forma de aliviarlo es tratar de seguir un régimen prácticamente libre de carbohidratos. 

 

2. Diarrea

Las heces ocurren una vez que el sistema digestivo absorbe los nutrientes y los líquidos ingeridos. Si los líquidos no se absorben o el sistema digestivo produce un exceso de ellos, estás serán blandas: lo que se conoce como diarrea.  

A pesar de que es normal que las personas se vean afectadas en momentos ocasionales por esta patología, la diarrea crónica puede ser un signo de crecimiento en exceso de bacterias o de infección en el intestino. Además, también es posible que la diarrea expulse las bacterias buenas del intestino lo que llevará a una mayor disbiosis intestinal. 

 

3. Estreñimiento

Tanto el estreñimiento funcional como el síndrome del intestino irritable con estreñimiento están relacionados con el desequilibrio intestinal, según un informe publicado en Frontiers in Medicine. Las personas que tienen niveles bajos de bifidobacterias u otras, suelen padecer estreñimiento. En estos casos, incorporar los probióticos en la rutina habitual puede ayudar a mejorar los síntomas. 

 

4.  Alergias

Los desequilibrios de la microbiota intestinal están relacionados con la aparición de diversas alergias. El doctor Mark Hyman, especialista y autor de libros enfocados en el tema nutricional, explica cómo ha visto llegar a innumerables pacientes quejándose de problemas intestinales. Una vez que arreglan sus dietas y curan sus entrañas, sus alergias estacionales también desaparecen. 

Estos son tres pasos que recomienda Hyman para evitar los alérgenos alimentarios y equilibrar la salud del intestino. En primer lugar, eliminar alérgenos alimentarios como gluten, lácteos, huevos, levadura o cacahuetes. También se recomienda consumir una dieta de alimentos integrales a base de plantas y rica en fibra. Por último, tomar probióticos a diario para estimular las bacterias saludables en el intestino. 

 

¿Qué le damos de comer a nuestras bacterias?

Entre las causas principales de los problemas intestinales está la mala alimentación. En el cuerpo tenemos las bacterias sanas, que desean fibras y alimentos vegetales para alimentarse; pero también existen las malas, como la levadura, que prefieren los procesados y el azúcar. Si llevamos una mala alimentación las bacterias malas superan a las buenas, lo que llevará a problemas con la salud intestinal. 

A pesar de que la dieta es un factor importante, también hay otros aspectos que pueden afectar la salud del intestino: uso frecuente de antibióticos, medicamentos, estrés crónico, el alcohol, viajar o la falta de sueño. 

 

Estos son 5 consejos para restablecer tu salud intestinal y volver a sentirte como nuevo:

  1. Ayuno intermitente: El intestino también necesita descansar para poder funcionar de forma óptima. Si le damos un descanso este será capaz de reducir la inflamación y la hinchazón. (Pulsa aquí para conocer más)

  2. Toma un desayuno sin azúcar: Lo ideal es no seguir alimentando las bacterias “malas” mientras tratamos de restablecer el intestino. Los azúcares de la fruta si son aconsejables, pero es mejor si van acompañados de mucha fibra y grasas saludables para no sufrir una caída de azúcar en sangre. 

  3. Almuerza con probióticos: Una forma sencilla de agregar bacterias saludables en el intestino es agregando una cucharada de kimchee, chucrut, miso u otros encurtidos a las comidas. Otra forma puede ser bebiendo kombucha, kéfir no lácteo o kvas durante la comida. 

  4. Cena con prebióticos: Es necesario tener una dieta rica en fibra y la mejor fuente son los carbohidratos completos de fibras vegetales o prebióticos, que apoyan a las bacterias buenas que están en el intestino. Algunos alimentos que contienen prebióticos son: ñame, jengibre, puerros, legumbres o partes fibrosas de frutas verduras

  5. Minimizar el estrés: El estrés hace que se liberen péptidos que aumentan la inflamación y permeabilidad intestinal, entre otras cosas. Una buena forma de aliviar el estrés es mediante la meditación o el yoga. 

 

El doctor Alejandro Junger, especializado en cardiología y conocido internacionalmente por sus programas“detox”, elaboró un sistema llamado Clean Program de 21 días para ayudar a las personas a recuperar su salud intestinal. Tiene más de una década y hoy sigue siendo uno de los más populares. El programa funciona, así lo aseguran todas las personas que lo han probado, y han logrado deshacer un hábito en esos 21 días. 

La primera semana es de adaptación, para eliminar factores desencadenantes y sensibilidades que se encuentran en la dieta. Durante este proceso es normal sentirse cansado o lento.  

La segunda semana es cuando comienza la desintoxicación inicial, empezando a sentir poco a poco más energía y a dormir más profundamente. Por último, el objetivo de la tercera semana es hacer que el paciente se sienta más ligero y con más energía. El cuerpo se acostumbra al hábito de tener un estilo de vida limpio y esto es algo que querrán mantener a largo plazo. 

 

 

Etiquetas
intestino, reiniciar intestino, microbiota intestinal

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.