¡Puedes tener mal el ritmo circadiano y no lo sabes!

En la base de su cerebro está el reloj maestro: el hipotálamo. Y, aunque no hace tic toc, marca el compás de los principales ciclos que cumple el organismo, esos que se conocen como ritmos circadianos. Es el responsable, por ejemplo, de parar la producción de melatonina durante el día y activarla durante la noche para lograr que el cuerpo entre en un estado de somnolencia. 

“Los ritmos circadianos regulan los cambios en las características físicas y mentales que ocurren en el transcurso de un día”, explica un informe del Instituto Nacional de Enfermedades Neurológicas y Accidentes Cerebrovasculares de Estados Unidos. En latín, la palabra circadiano significa “alrededor de un día”, producto de la unión de “circa” (alrededor) y “diem” (día).  

Los relojes biológicos de las personas son su dispositivo de cronometraje natural, están compuestos por moléculas específicas, que interactúan con las células de todo el cuerpo. Desde el cerebro, el reloj maestro del hipotálamo los controla a todos, manteniéndolos en perfecta sincronización.

¿Cómo marca el reloj? 

En los humanos, el reloj maestro es de aproximadamente 20.000 células nerviosas (las neuronas) que forman una estructura que se conoce como núcleo supraquiasmático (SCN). Este núcleo recibe información directa de los ojos: las células del cerebro responden a la luz y a la oscuridad, los ojos captan los cambios en el entorno y envían señales a las células. Luego, estas células también envían señales a otras partes del cuerpo que pueden activar funciones que promueven el cansancio o la actividad. 

Un descontrol en las agujas del reloj pueden afectar procesos del cuerpo como la liberación de hormonas, hábitos alimenticios y digestión o la temperatura corporal. Sin embargo, lo normal es que las personas noten el efecto de los ritmos en los ciclos del sueño, cuando es de noche el SCN le envía una señal al cerebro para que produzca más melatonina. 

Otro caso es el del cortisol, la hormona del estrés, que hace que el cuerpo esté alerta y, usualmente, se produce más por la mañana.

 

Cuestión de edad  

A diferencia de los adultos, los recién nacidos no cuentan con ritmo circadiano y es por esta razón que sus patrones de sueño no son iguales al de los adultos. Lo desarrollan unos meses después, mientras se adaptan al entorno. La melatonina se comienza a liberar en los bebés a partir de los tres meses y el cortisol entre los 2 y los 9 meses de edad. 

Ya en la adolescencia, es posible que entre los múltiples cambios que enfrenta el joven se perciba también una modificación en su ritmo circadiano. Se produce un retraso del sueño, con lo que es probable que la melatonina no se manifieste hasta las 10 u 11 de la noche.  

A medida que aumentan las investigaciones en este tema, nos acercamos más a poder elaborar tratamientos para los trastornos de sueño, de salud mental o incluso otras enfermedades como la obesidad. Los investigadores estudian los ritmos circadianos basándose en las personas y en organismos con genes de reloj biológico similares, como las moscas o los ratones. Los estudios controlan el entorno de luz de los sujetos, buscan cambios en la actividad genética y otras señales moleculares. 

En 2017 los investigadores Jeffrey C.Hall, Michael Rosbash y Michael W. Youn obtuvieron el premio Nobel de Medicina tras descubrir cómo las células de los seres humanos, los animales y las plantas adaptan el ritmo biológico, sincronizandolo con la rotación de la Tierra. Los doctores fueron capaces de hallar el mecanismo por el cual la luz sincroniza el reloj biológico. 

 

¿Cómo reiniciar nuestro ciclo circadiano? 

Las células de la piel, el hígado y los músculos se pueden dañar y envejecer más rápido si se pierden los ritmos circadianos, según una investigación de Salvador Aznar Benitah, del Instituto Catalán de Investigación y Estudios Avanzados ¿Qué hago si perdí mi ritmo?

Aznar Benitah ofrece seis claves para reiniciar su organismo, y así evitar el descontrol: seguir una misma rutina todos los días, pasa tiempo al aire libre para aumentar la vigilia, realizar al menos 20 minutos diarios de ejercicio, dormir con poca o ninguna luz, evitar las siestas, el alcohol, la cafeína y la nicotina. 

 

Etiquetas
ritmos circadianos, reloj biológico, sueño

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.