¡El conejo Ralph no está solo!

El conejo Ralph se ha hecho famoso esta semana en redes sociales. Es el único descendiente de su familia que queda con vida tras años “trabajando” en un laboratorio, aunque como consecuencia de su tiempo de servicio ya tiene el ojo derecho ciego, un pitido incesante en la oreja y parte de su piel quemada con productos químicos.

Ralph es la cara de una campaña que lanzó la ONG Humane Society International (HSI) contra el testado de cosméticos en animales. Una iniciativa que ha sido efectiva, al menos, en abrir el debate en redes sociales sobre esta práctica en distintas industrias. “Todos ellos (mi familia) muriendo haciendo su trabajo. Yo también moriré. Está bien… para eso nacimos. Nos hace a los conejos felices”.

El conejo de la campaña de Humane Society International se permite la irónica frase porque al final es solo un muñeco animado. No lo pueden hacer así los casi 10 millones de animales que fueron utilizados con fines científicos en la Unión Europea entre 2015 y 2017, de acuerdo con el informe más actualizado que ha difundido la Comisión Europea: Alemania, Francia y España quedaron registrados como los países donde más se empleó esta práctica.

Y la cosa no se trata solo de ratones, ratas, conejillos de indias o conejos. Un reportaje publicado por El Diario Vasco contabiliza dentro del récord español de esos tres años los experimentos sobre 8.655 cerdos, 1.953 ovejas, 1.700 cabras, 1.476 perros y 531 gatos. Muchos, como la familia de Ralph, debieron acabar tirados a la basura: 50% de los procedimientos terminan en la muerte del animal o con consecuencias moderadas, de acuerdo a estimaciones de la Asociación de Defensa de Derechos Animales.

 

Práctica contínua 

A inicios de abril la ONG Cruelty Free International difundió un video para denunciar el cruel testeo sobre animales que realizaba la empresa Vivotecnia en España. En los pocos más de nueve minutos que dura la grabación -muy cruda y explícita- se observan distintas formas de maltrato animal.   

Andrés König, director ejecutivo de Vivotecnia, negó a The Guardian la acusación: “Trabajamos en todo momento para garantizar la calidad de nuestro trabajo, siempre teniendo en cuenta el bienestar animal”. Lo cierto es que la empresa, que tiene 21 años de existencia, debió suspender sus actividades y ahora enfrenta una investigación activada por la Comunidad de Madrid.    

La noticia escaló hasta la Asociación Europea de Investigación Animal, que –aunque dice ver “con profunda preocupación las imágenes del video tomadas desde el interior de los laboratorios de Vivotecnia”– recuerda que el uso de animales en investigaciones biomédicas ha desempeñado un “papel crucial” en el desarrollo de vacunas, incluidas las que se están distribuyendo actualmente para combatir el Covid-19. “Las pruebas de seguridad en animales antes de los ensayos en humanos son un requisito legal, pero se le debe dar la máxima prioridad al bienestar de los animales”.  

 

¿…Y qué dice la ley?

Que existe la norma no implica que realmente se aplique. En 2003, por ejemplo, se aprobó en la Unión Europea una ley que prohíbe la venta y fabricación de productos cosméticos que hubiese sido probado en animales. Y aunque la totalidad de la norma entrará en vigencia en 2023, ya advierten que tiene vacíos que podrían impedir acabar con esta práctica de forma definitiva.

En la norma se especifica que los test con animales podrán ser sustituidos por otros métodos alternativos, pero, si no se consiguiera otra forma de hacerlo o se alegara un aumento de costo excesivo, las empresas podrían terminar con un aval para seguir con sus prácticas. También permitiría que las compañías que exporten a algún país que exige testeo animal en cosméticos, puedan continuar sus labores sin mayores cambios aunque sus laboratorios estén en Europa.

La presión de los ciudadanos y las ONG ha hecho que China anuncie cambios en sus políticas de protección animal y, aunque no se ha concretado hasta ahora, en 2019 juró que activarían un plan para derogar las exigencias de testeo en la industria cosmética. Actualmente hay 40 países en el mundo que prohibieron estas prácticas, en América Latina el primero en sumarse fue Colombia, cuya norma fue sancionada en agosto de 2020.

La revista Vanitatis publicó una lista de productos de maquillaje y cuidado personal que no hacen pruebas sobre animales. Figura la marca londinense Sleek, que ni testa en animales ni vende en los países que se exige este tipo de testado; Urban Decay, Natasha Denona y  Anastasia Beverly Hills, que cuentan con un certificado como “cruelty free”; Hourglass, que además destina 1% de sus ganancias a la ONG  Nonhuman Rights Project para la protección de los derechos de los animales;  Too Faced y Farsalí, que elaboran cosméticos veganos; así como la española Alice in Beautyland, que utiliza cultivos orgánicos. 

Cruelty Free ha pedido a los ciudadanos que revisen los envases de cosméticos que compren y opten por aquellos que dejan claro que no han sido testeados en animales. En un reportaje que publica Semana informan que “reconocer el logo es muy sencillo, pues en su mayoría estos tienen siluetas de conejos y suelen estar acompañados de frases que informan a las personas de que estos productos están libres de crueldad animal”.

 

Etiquetas
cultura, testeo animal, cruelty free, ralph

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.