5 nutrientes que le pueden faltar a tu cuerpo y que tú ignoras

En España existe una baja ingesta de nutrientes como el hierro, vitamina D o el yodo, según la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. Los riesgos de salud son tan variados como el tipo de vitamina de la que se carezca, pero puede ir desde fatiga o insomnio, hasta alteraciones en el crecimiento o afecciones en el sistema nervioso central. 

A pesar de que todas las personas pueden sufrir un déficit nutritivo en algún momento, los niños, las mujeres, las personas mayores, los vegetarianos y los veganos tienden a tener el mayor riesgo de sufrir muchas de las deficiencias. 

La mejor manera de prevenir cada una de estas faltas de nutrientes es a base de una dieta natural balanceada y variada. A pesar de que los suplementos pueden ser necesarios, los especialistas recomiendan obtener cada una de estas vitaminas y minerales a través de la alimentación saludable. 

Incluso un estudio realizado por investigadores de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) encontró que la falta de las vitaminas C, D y B12 y minerales (hierro y zinc) está relacionado con un mayor riesgo o mortalidad por el COVID-19.

 

Vitamina D

En España el problema es cada vez mayor, pues los expertos que atendieron a las jornadas Gebro Health Talks (organizada por Laboratorios Gebro Pharma) aseguran que el 40% de las personas menores de 65 años no consume las cantidades suficientes de esta vitamina. Aunque  tu cuerpo puede generar por sí mismo vitamina D con la ayuda de la luz del sol,  las dosis necesaria varía dependiendo de la persona en función de la piel de cada uno y del tiempo de exposición. 

Sobre todo en invierno donde la exposición al sol es mucho menor, debemos tratar de obtener la vitamina D a través de lo que comemos. Algunos alimentos en los que se puede encontrar son el pescado graso, los huevos (la yema), los champiñones u otras setas, o los cereales. 

¿Cómo saber que tengo un déficit de Vitamina D? Síntomas comunes incluyen la debilidad y dolor muscular, cansancio, fatiga, insomnio, osteoporosis (más común en personas mayores o alteración en los huesos en el caso de los niños.

 

Omega 3

Se trata de ácidos grasos (un grupo de grasas) saludables que benefician tanto al cuerpo como a la mente.  El omega 3 es conocido por sus beneficios cardiovasculares. Es un tipo de grasa que ayuda a nuestro cuerpo reduciendo los niveles de colesterol y de triglicéridos. Además, entre sus beneficios destaca la protección frente a la creación de coágulos de sangre y la ayuda a la regulación de la presión arterial. 

Algunos de los productos que incluyen Omega 3 son los aceites vegetales y de oliva, las semillas (lino, chía, calabaza), pescado y marisco, frutos secos, entre otros. 

¿Cómo saber que tengo un déficit de Omega 3? Síntomas comunes incluyen alteraciones en la piel (erupciones secas), uñas frágiles, mayor riesgo de padecer alguna infección, mala cicatrización e incluso problemas visuales.

 

Hierro

La OMS considera la deficiencia de hierro el primer desorden nutricional del mundo, afectando cerca del 33% de mujeres en edad fértil y a 42% de los niños. Esta falta de este mineral suele causar la aparición de la enfermedad de la anemia. El hierro tiene un papel importante en varios procesos metabólicos como la síntesis del ADN o la creación de hemoglobina (contenida en los glóbulos rojos).

Se puede obtener el hierro en algunos alimentos como en las carnes rojas, vegetales de hojas verdes (espinacas y acelgas), mariscos, legumbres (soja y lenteja sobretodo) o pistachos entre otros.

¿Cómo saber que tengo un déficit de Hierro? Síntomas comunes incluyen cansancio o fatiga, sensación de debilidad, dolor pectoral, dificultad para respirar, piel pálida, uñas frágiles, pocas ganas de comer, entre otros.

 

Vitamina B12

También se conoce como cobalamina y se trata de un nutriente esencial para transportar el oxígeno, siendo fundamental para la producción de glóbulos rojos. Otros procesos como el metabolismo de glúcidos y ácidos grasos o el funcionamiento del cerebro o sistema nervioso son también intervenidos por Vitamina B12. 

Debido a que esta vitamina se encuentra principalmente en aquellos alimentos que provienen de animales, los veganos suelen sufrir una deficiencia de esta vitamina. Además, las personas mayores también suelen necesitar un suplemento ya que el intestino no absorbe correctamente.

¿Cómo saber que tengo un déficit de Vitamina B12? Algunos de los síntomas que pueden aparecer en caso de tener un déficit de esta vitamina incluyen el cansancio, anemia, hormigueos en las extremidades y problemas de concentración y desorientación. 

 

Yodo

El yodo se considera un micromineral de los más importantes ya que interviene en el proceso de la síntesis de hormonas tiroideas (que es indispensable para regular el organismo). Los seres humanos necesitan yodo para que las células sean capaces de transformar los alimentos en energía. 

Si no se tienen niveles adecuados de este mineral enfermedades como el bocio o hipotiroidismo, afectan el metabolismo. Sobre todo la falta de yodo afecta a las mujeres y con mayor frecuencia a las embarazadas. A esas se les aconseja mantener los niveles altos para evitar anomalías físicas o mentales en los bebés. 

Algunas fuentes ricas en yodo incluyen la sal yodada, los mariscos y algunos pescados (bacalao, róbalo o abadejo), las algas como la parda o la marina y productos lácteos entre otros.

¿Cómo saber que tengo un déficit de yodo? Algunos de los problemas que pueden surgir son hinchazón en la zona frontal del cuello, aumento de peso, fatiga y cansancio, piel seca y pérdida de cabello, entre otros.

 

 

Etiquetas
nutrientes, deficiencias nutritivas, vitaminas, minerales

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.