ProLon: Más que una dieta de 5 días, dice nuestra fundadora

Por Magally Capriles

 

Mi experiencia con el “5 day mimicking fast” fue de esos momentos que yo llamo “awakening moments”. Esas experiencias que vives, libros que te lees, personas que conoces, teorías que descubres que marcan un antes y un después. Igualmente, mi corta experiencia me ha enseñado que esos cambios no los das de la noche a la mañana, y que desde que descubres la teoría y la empiezas a implementar pueden pasar días, semanas, meses o inclusive años. Como ya he escrito en alguna oportunidad, creo que no hay una dieta perfecta, y que no todos debemos seguir los mismos modos de alimentación. Creo que los seres humanos perdimos la conexión con nuestros cuerpos y la intuición de saber que es bueno o malo para ellos, y es por esto, que estamos todos en un viaje de vida de aprender a conocernos, escuchándonos principalmente a nosotros mismos con ensayo y error, pero aprovechando estudios, libros y herramientas con los que nos encontramos en el camino que nos podrían ayudar a alcanzar nuestro estado más óptimo, sin que ninguno se convierta en una biblia estricta para nosotros. En este caso, y en mi caso personal, he hecho Prolon ya 2 veces (uno en Noviembre y uno los primeros días de Diciembre), en Enero me tocaba el tercero. Podría decir que la experiencia de haberlo hecho me ha dejado mucho más de lo que hubiese esperado de una “dieta de 5 días”.

5 días. Donde “engañas” a tu cuerpo y lo haces creer que estás ayunando y tomando únicamente agua. 5 días que imitan el ayuno de una forma segura y testeada por médicos en Estados Unidos. La primera vez que escuche del Prolon no me convenció del todo, comer comida que viene en cajitas (sopas en polvo, barritas, aceitunas, líquidos y pastillas) no me llamaba mucho la atención aunque me contaran sus beneficios. Casi un año después, gracias a las recomendaciones de una amiga me compré el libro de Valter Longo. La teoría de la Longevidad que describe este doctor Italiano con sede en California me pareció interesante y lo reconsidere. Básicamente, además de promover una dieta muy mediterránea (pescado y verduras), ha hecho un estudio exhaustivo basado en 5 pilares de investigación que analiza las razones por las que hay zonas en el mundo (los famosos Blue Zones) donde las personas viven más tiempo. Además, gran parte de sus estudios ha estado dirigido a comprobar los beneficios que el ayuno tiene en nuestros cuerpos y en nuestra longevidad a largo plazo. Reflexiona que el fasting ha sido parte de nuestra cultura y nuestras religiones desde hace miles y millones de años. Pero también menciona que hoy en día, vivir a base de agua por 5 días para una persona de nuestra cultura no sería nada fácil. Por esto, decidió crear esta dieta que imita el ayuno, y posteriormente el programa de Prolon. Para ayudar a las personas a obtener todos los beneficios del ayuno prolongado desde la facilidad de sus casas y sin mucha preparación.

La teoría es la siguiente: pones a tu cuerpo en estado de ayuno por 5 días comiendo una mínima cantidad de calorías (entre 700 y 1000 dependiendo del día) que te permiten generar este efecto en tu cuerpo sin pasar demasiado trabajo. Tanto la teoría y sus beneficios, como cada uno de los productos e ingredientes están testeados en un laboratorio para cumplir las funciones en el cuerpo necesarias para llevar a cabo el programa. Este “ayuno asistido” hace que tus células comiencen a “comer” otras células en tu cuerpo (esto suena como algo negativo pero no lo es). En este proceso las células que desaparecen son las células viejas, malas y propensas a desarrollar alguna enfermedad crónica. Al desaparecer, se crea espacio a que se regeneran células nuevas, jóvenes y en un estado más óptimo para el cuerpo, evitando así enfermedades futuras, promoviendo la longevidad y haciendo una especie de “detox” en el camino. La recomendación es hacer esta dieta 2 - 3 veces al año dependiendo de tus circunstancias y expectativas de salud personales. Y para una persona que desea perder peso, recomiendan hacerla 1 vez al mes por 3 meses seguidos, ya luego pasarias a hacerla 2 veces al año por salud, como es recomendado.

En mi caso personal, los resultados fueron sorprendentes en ambas ocasiones. Aunque las experiencias fueron un poco distintas, los resultados fueron exactamente los mismos. Les contaré qué hice la primera vez que se me hizo más fácil, en contraste con los que hice la segunda vez. Espero sirva de algo a los que se animen a probarlo: 

En general, el tercer día para mí fue el más duro porque es el día que menos calorías consumes. Pero una vez pasado ese día todo se me pasó muy rápido, además comienzas a notar los beneficios y es muy gratificante lo ligero, vital, y rejuvenecido que te sientes... eso te ayuda a finalizarlo.

Mi segunda experiencia (un mes después) fue un poco más dura, pero igual la terminé. Creo que las cosas que hice distinto a la primera vez fueron clave: el día antes de comenzar había comido muy mal, comencé un miércoles que hizo que el fin de semana fuera muy duro (demasiadas tentaciones y más tiempo libre). Tampoco salí a caminar la segunda vez, creo que con esto los días se me hicieron más pesados y me costaba dormirme en las noches porque no estaba tan cansada. 

 

Esta experiencia no sólo me ayudó a alcanzar la meta de volver a mi peso previo al embarazo; también terminé con la piel mejor que nunca, un excelente humor y, sorprendentemente, mucha energía. Pero sobre todo, me dejo unas grandes reflexiones.

El Dr. Valter Longo con su teoría no solo busca explicarnos y proporcionarnos un programa que nos ayude a regenerar las células de nuestro cuerpo para prevenir enfermedades y alargar nuestras vidas, sino que también nos abre los ojos a que no es necesaria la cantidad de comida que estamos acostumbrados a comer diariamente. En su libro leí testimonios de personas que han pasado por su programa, muchas dicen que más nunca volvieron a comer en las mismas porciones que antes. Yo como en grandes cantidades, y muchas veces me hago creer que mi cuerpo lo necesita y terminó confundiendo el stress o el ocio con hambre. Estos programas de 5 días me ayudaron a descubrir la cantidad de energía y vitalidad que mi cuerpo puede tener sin tener que consumir tanta comida. Reforzó mi sospecha que disminuir dramáticamente el consumo de proteína animal es una decisión que no tiene vuelta atrás. Al cabo del mes, después de hacerlo, me di cuenta que comiendo lo necesario, estaba en igual o mejores condiciones físicas y mentales que muchas veces en mi vida. Debo aclarar, que de ninguna forma estoy de acuerdo con que debemos llevar una vida a base de menos de 1.000 calorías diarias, ni siquiera estoy de acuerdo en que debamos contar calorías en general. No soy nutricionista, ni médico, pero ha todas estas conclusiones he llegado por sentido común, probando las teorías de personas que sí lo son... Mi gran reflexión los días de Prolon fue que no sólo comemos más de lo que nuestros cuerpos necesitan, pero también en las horas determinadas aun sin tener hambre por lo que culturalmente nos enseñaron, o lo que la tendencia de turno nos dicta. Este programa me proporcionó inmensa sabiduría y conocimiento de mi cuerpo, lo que necesita de gasolina y en qué cantidades… Entiendo que el Prolon no es para todo el mundo, y conozco mucha gente que le ha costado más que a mi completarlo; que no se han sentido con la vitalidad con la que yo me sentí durante esos 5 días y los días que siguieron. 

Honestamente, repetiré un par de veces al año como ellos recomiendan, no por el peso, sino por lo bien que me hace sentir, y, sobretodo, los beneficios de longevidad que promete. Y definitivamente, para el que no esté seguro si puede animarse, recomiendo que lea el libro para aplicar algunas teorías en su hábitos.


 

Etiquetas
alimentación, dieta, bienestar, salud, ayuno

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.