Tecnología para dormir mejor: la industria del sueño continúa creciendo 

El sueño es un proceso biológico crucial y un determinante fundamental para poder llevar una vida saludable, restaurar nuestra energía y actuar frente al sistema inmunológico. No todas las personas tienen facilidad para conciliar el sueño; una privación aguda del sueño podría desencadenar en una pérdida de juicio e incluso afectar a nuestro rendimiento cognitivo. Russell Foster, profesor de neurociencia circadiana de la Universidad de Oxford explica que “en esencia, nuestra habilidad para funcionar durante el día está definida por la calidad de sueño que tenemos de noche”.

Según la National Sleep Foundation la mala calidad de sueño puede estar relacionada con: el estrés, ansiedad, el tabaquismo, el consumo de bebidas con azúcar, presiones laborales, preocupaciones económicas, horas de trabajo, actividad física, regularidad del sueño y los tiempos de desplazamiento. Se entiende que la relación entre dieta, actividad física y sueño son bidireccionales. Es decir, una mala alimentación, altos niveles de inactividad y dormir mal son factores que afectan gravemente a la salud.  

Según la OMS, alrededor del 40% de la población mundial está afectada por la falta de sueño; las personas que no duermen acuden a expertos para solucionar estos problemas a través de atención médica. Un informe realizado en 2016 por RAND Corp aseguró que el costo total relacionado a la falta de sueño en cinco países (Canadá, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania y Japón) supera los 600.000 millones de dólares por año.   

Cada vez son más las innovaciones tecnológicas que tenemos a nuestro alcance para poder calcular las horas de sueño o ayudarnos a conciliarlo. Existen desde sprays, alarmas inteligentes, audífonos especiales, colchones inteligentes e incluso almohadas posturales que nos ayudan con nuestro descanso. Una de las empresas pioneras en revolucionar la industria del sueño fue la empresa Casper.

Casper decidió lanzar una línea de colchones que las personas podían comprar y probar en sus casas hasta durante 100 noches. Si no estaban contentos con el descanso que les proporcionaba, el producto podía ser devuelto a través de internet (ya que los colchones caben en una caja y son fácilmente transportables).  

En España la compañía Emma llegó en 2017, siguiendo el mercado de bed in box y superó en un 20% su facturación global prevista para 2020. Las creaciones de esta compañía han recibido más de 30 premios distintos siendo clasificadas como “producto del año”. El colchón, capaz de regular la temperatura del cuerpo humano, cuenta con más de 170 puntos de venta en nuestro país. Está formado por cuatro capas y además, contiene partículas de grafito para ayudar a disminuir el exceso de calor corporal, proporcionando una mayor calidad de sueño. 

Otras empresas como Byte han sido capaces de desarrollar colchones que analizan la temperatura, posición del cuerpo, iluminación, etc. Ha sido un trabajo en el que ha participado el Center for Human Sleep Science de la Universidad de California. Al ser capaces de regular estas condiciones se pueden reducir los niveles de estrés (cortisol), liberar la melatonina e intervenir de forma natural en el ciclo del sueño. 

El doctor en Quiropráctica y director de Quiropractic Valencia, Ata Pouramini, explica que utilizar durante ocho horas una mala almohada, puede dificultar la coordinación general del cuerpo e incluso, puede llegar a formar contracturas musculares agudas. Es por esto que hay que asegurarse de comprar la almohada perfecta. Según las investigaciones de los expertos Morfeo en descanso y sueño, para las personas que duermen boca abajo se recomienda utilizar una almohada blanda y flexible. Para dormir boca arriba, debe ser de grosor medio y preferiblemente hecha de espuma. Por último, para dormir de lado la almohada debe ser gruesa para mantener el cuello alineado con la columna. 

Para acompañar la almohada hay muchas innovaciones en materiales para fundas. En el LAB podrás encontrar las Slip, hechas con fibras de seda que ayudan a mantener la humedad de la piel; al ser significativamente menos absorbentes que otras fibras.

Muchos habremos escuchado que leer antes de irse a dormir es bueno. El Instituto del Sueño de Madrid admite que hay estudios que indican que con 6 minutos de lectura podemos reducir en un 60% nuestros niveles de estrés. Además, ralentiza el ritmo cardiaco y alivia la tensión muscular, haciendo más fácil el sueño profundo. El libro “The Sleep Revolution” escrito por Arianna Huffington habla de cómo el sueño está rechazado culturalmente en nuestra sociedad. Es una opción perfecta para leer antes de dormir ya que habla de cómo debemos priorizar nuestro descanso y dejar los compromisos de lado.

Existen numerosas aplicaciones móviles que ayudan a regular el descanso como Sleep Cycle; un despertador inteligente que analiza los patrones de sueño y levanta al usuario cuando este se encuentra en una fase de sueño ligero. Otro ejemplo sería la sección de Sueño de Apple Health, que acumula datos en función al periodo de sueño. Dado que almacena datos en función de días, semanas, meses o incluso años será posible un análisis profundo y detallado del descanso de los individuos. 

No obstante, los expertos recomiendan alejarse de la iluminación de los teléfonos móviles u otro tipo de dispositivos antes de acostarse ya que, altera la melatonina. La melatonina es la hormona que provoca la inducción a la fase REM del sueño. La doctora Sonia Montilla, neurofisiología del Centro de Medicina del Sueño del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, recomienda evitar el uso de dispositivos media hora antes de acostarse. 

Una perfecta opción para dejar nuestros teléfonos móviles fuera de la habitación es Morphee, un dispositivo de madera con tres ruedas diseñado para ayudar a los usuarios a conciliar el sueño de forma natural. Cuenta con más de 200 combinaciones de sesiones inspiradas en la meditación guiada y en la sofrología. 

Además de esto, la inteligencia artificial también se está convirtiendo en un referente para combatir el sueño. El Massachusetts Institute of Technology ha desarrollado una tecnología para monitorizar cuantas posturas adopta una persona cuando duerme. Es una red de sensores inalámbricos que analiza la forma de dormir; las posturas pueden provocar alteraciones del sueño como apneas o insomnio. Incluso, quieren incorporar un sistema de alertas para avisar al paciente que debe realizar un cambio en su postura. 

Las apneas son paradas respiratorias de aproximadamente 10 segundos que reducen la cantidad de oxígeno de nuestra sangre y se relaciona muchas veces con el sobrepeso. El instituto Technion de Israel ha desarrollado una tecnología capaz de monitorizar la apnea y ya ha sido probada en más de 887 personas. El próximo paso de estos investigadores es integrar esta tecnología en una app móvil para que así pueda estar al alcance de todo el mundo. 

 

 

Etiquetas
sueño, economía del sueño, insomnio

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.