Estas tres mujeres están promoviendo una relación positiva con el cuerpo y la alimentación, y parece que no están solas

Sí es posible seguir una alimentación sana y nutritiva, darte tus gustos de vez en cuando, verte y sentirte bien. No es un mito ni es una realidad inalcanzable. Durante años las tendencias, publicidades engañosas, dietas, desinformación y estigmas han llevado al falso entendimiento que estar sano es, por ejemplo, solo comer vegetales, evitar los carbohidratos, privarse de dulces, ejercitarse en exceso. Esto acompañado de que la belleza equivale a ser “flaca” y que solo las modelos cumplían esos estándares de belleza. Esto nos ha llevado a adquirir hábitos, creencias erróneas y hasta a desarrollar trastornos alimenticios que tienen impactos negativos en nuestra salud, tanto física como mental. 

Entrevistamos a tres mujeres expertas en nutrición y en psicología quienes promueven una relación positiva entre uno mismo, la alimentación y la imagen corporal, lo cual resultará en una mejor salud integral. Ellas son: Verónica Sarría, psicóloga especialista en trastornos de la conducta alimentaria y obesidad y Coach de Nutrición; Victoria Lozada, dietista-nutricionista “anti cultura de dieta” y autora; e Isabelle Junot, Coach de alimentación intuitiva. Comparten sus experiencias personales y profesionales para conseguir un “happy place” y una relación positiva con la comida, sus mayores retos, por qué no apoyan las dietas, cómo una experiencia en Francia cambió la relación de una de ellas con la comida y mucho más.

 

¿Cuál es tu relación con el bienestar?

Verónica Sarría: Considero que no hay salud física sin salud mental. El bienestar debe ser algo integral. Lo veo como un medio y no como un fin: un medio que me permite encontrarme bien conmigo misma y así poder dar mi mejor versión a los demás tanto personal como profesionalmente. Esto parte siempre del autocuidado y de la escucha constante de mis necesidades físicas y emocionales, lo cual a veces significa que el autocuidado puede ser hacer ejercicio porque mi cuerpo me pide movimiento o comerme una galleta de chocolate mientras me leo un libro porque necesito un tiempo a solas. 

Victoria Lozada: Soy dietista-nutricionista, escribo libros sobre nutrición y divulgo al respecto, intentando cambiar la conversación y difundiendo una nutrición sin obsesión.

Isabelle Junot: Soy coach de alimentación intuitiva y ayudo a personas para que encuentren esa paz y puedan comer y vivir normalmente, sin ansiedad y de manera que les haga sentir bien física y mentalmente, sin culpa, enseñándoles a escuchar su cuerpo y no temer a los alimentos que consideran su debilidad para poder comerlos con calma, sin atracones, ni comiendo de más. 

 

Cuéntanos un poco...¿qué haces, cuál es tu filosofía y cómo la implementas y compartes con el mundo?

VS: Soy psicóloga especializada en psicología de la alimentación, conducta alimentaria, ingesta compulsiva (atracones) y comer emocional. Integro la terapia cognitivo-conductual, herramientas de mindful eating, de alimentación intuitiva y la ciencia detrás de la formación de hábitos para trabajar con personas que tienen dificultades en su relación con la comida o con su cuerpo a través de sesiones individuales, talleres grupales y/o formaciones para profesionales.

VL: Mi mayor actividad es de divulgación, con podcast, libro y cursos, pero también estoy en consulta. En general mi filosofía es una nutrición inclusiva y sin obsesión, anti cultura de dieta. Me gusta compartirlo a través de mis mensajes en redes sociales, con humor, y de una manera cercana, sin que parezca que el nutricionista es el único que tiene la razón, y es un ser superior.

IJ: Mi filosofía como coach de alimentación intuitiva es que no es lo mismo intentar ser tan sano siempre que tener una buena relación con la comida. Enseño cómo encontrar ese “food freedom” (libertad de comida), a dejar las dietas para siempre, y a estar en paz con la comida, tu cuerpo y contigo mismo. 

 

¿Hace cuánto comenzaste a relacionarte de esta forma con tu cuerpo y la comida? ¿Qué te hizo adoptar este punto de vista?

VS: Luego de que viví un año en Francia y me di cuenta de la manera tan intuitiva en que comían los franceses, en donde comían de todo pero con moderación y disfrutando cada bocado con conciencia, dándole gran importancia a la alimentación desde el momento de la compra y selección de productos, pasando por la preparación de los platos hasta el momento de disfrutar y compartir de la comida. Tienen una relación muy consciente e intuitiva con la comida en donde el placer es fundamental pero también tienen otras formas de "alimentar" y llenar sus vidas con amistades, cultura, búsqueda de la belleza, familia. Esa experiencia cambió mi manera de relacionarme con la comida.  

VL: La verdad he tenido varias etapas. Hice dieta restrictiva al terminar la carrera, pensando que por ser más delgada era mejor nutricionista, y cuando llegué al peso que quería, me di cuenta de que no tenía nada que ver. Después, en consulta, estaba cansada de recomendar pérdida de peso a personas que estaban bien de salud, pero que solo querían verse de cierta forma para cumplir con los estándares de belleza de este siglo. Empezando a investigar encontré la corriente de aceptación corporal y anti cultura de dieta, y me enganchó, me pareció coherente con todo lo que veía en consulta, y con mi propia experiencia.

IJ: Hace un poco más de un año, me estaba sacando el certificado de nutricionista pero no quería hacer lo que nunca me ha funcionado a largo plazo ni a ninguna de mis amigas, es decir, crear dietas, meal plans, decir qué comer, qué no comer. Todas sabemos más o menos qué se debe hacer para estar sanos: no comer ultra procesados, hacer deporte, comer bien, etc. Pero entonces ¿por qué es tan difícil y por qué es una lucha constante para tantas personas? Porque hay algo que falta: la relación mental con la comida. Darte cuenta que ser sano a todo coste no es ser sano, poder encontrar ese balance y comer los alimentos que consideras “malos” en cantidades que no te hagan sentir mal, sin culpa y remordimiento, y sin ansiedad ni el estrés de “no haberlo hecho bien”.

 

¿Cómo ves que se relaciona la gente con su imagen y alimentación?

VS: Como psicóloga veo de todo: personas que tienen una relación con su cuerpo y con la comida muy intuitiva, llena de libertad y flexibilidad; personas que tienen una obsesión y rigidez con todo el tema fit y healthy últimamente, que en lugar de ser sano se convierte en patológico y les puede ocasionar un gran sufrimiento personal y aislamiento social. En el otro extremo, también hay personas que ignoran por completo sus necesidades tanto físicas como emocionales, lo que les lleva a un estado de "dejadez" y muy poco autocuidado. También existe una gama de grises con aquellos que a veces pasan por momentos de “paz” en su relación con la comida y con su cuerpo y a veces por situaciones vitales puntuales se dirigen hacia un lado (rigidez y obsesión) o hacia el otro (total descuido físico y emocional). En general hace falta aprender a escucharnos a nosotros mismos y aprender a tomar decisiones conscientes y flexibles.

VL: En general se hace de forma crítica, con juicio y comparativas. En temas de alimentación, creo que se nos olvidó saber comer, y que debemos reaprender a relacionarnos desde el amor propio y la conexión con nuestros alimentos y cuerpo.

IJ: Muchas no se valoran como deberían y no encuentran el balance sin castigarse de alguna forma al no comer como “deberían”. Que ser sano en realidad es un disfraz para “no engordar” o “adelgazar”. A lo mejor no están haciendo ninguna dieta concreta, pero comen de manera restrictiva y ansiosa, se sienten fuera de control con la comida, y no aprecian sus cuerpos. Todos tenemos cosas que queremos mejorar, yo la primera, pero no debes dejar que eso afecte tus decisiones ni tu día. Acéptate y sigue hacia tu meta con calma y con auto compasión.

¿Cuál es la peor mentira/idea equivocada con respecto a la nutrición y alimentación con la que te has encontrado?

VS: El catalogar ciertos alimentos como “buenos” y otros como “malos”. No existen alimentos "buenos" o "malos", sólo frecuencias y porciones que tal vez no se adaptan a tus necesidades individuales en ese momento. El “demonizar” ciertos alimentos o grupos de alimentos y ser muy rígido con esto puede traer consecuencias bastante negativas en la manera en cómo nos relacionamos con la comida. Considero que las personas se enfocan mucho en el tipo de alimentos que comen y poco en lo que hay detrás de las elecciones alimentarias. Es más importante centrarse en la relación con la comida que en lo que comes como tal, en lo que hay detrás, porque los aspectos que influyen en la conducta alimentaria son muy complejos y variados.

VL: Con que existe una única verdad absoluta, me parece egocéntrico y poco científico. Mientras que verdaderamente existen millones de cuerpos y realidades que van a determinar si un tipo de alimentación o estilo de vida se puede adaptar o funcionar mejor dependiendo de quién estemos hablando. 

IJ: Que sano es igual a delgado, que el azúcar mata, que sano es no comer ningún alimento “malo”, que necesitas disciplina y autocontrol.... Hay miles. Todos sabemos que el azúcar es malo, sin duda, pero todos esos mensajes causan que la gente tenga una relación insegura con la comida. Crea un miedo tremendo a comer algo que no deberían, crea culpa y odio en cuanto se permiten comer fuera de lo que es considerado “sano”, estrés y ansia constante asociados con intentar evitar esos alimentos. Adicionalmente, la culpa y el “shame” después de haberte metido un atracón. Es mucho mejor no temer a ningún alimento, no prohibírtelo y aprender a no perder el control sin tener que restringirlo todo el día. Sé que no es fácil, pero es lo que enseño y sé que es posible. Para mi es más sano tomarte un poco de chocolate o de tarta y pasar a otra cosa que estar restringiendo con ansia, darte un atracón, sentirte mal, intentar compensar justo después, saltándote una comida etc... no tiene sentido. Te aseguro que un poquito de azúcar aquí y ahí hace menos daño que el estrés constante de intentar ser tan tan sana y frustrada contigo misma.

 

¿Cómo percibe el público tu trabajo y lo que predicas? 

VS: La mayoría de las personas cuando tiene un problema con su alimentación piensan únicamente en acudir a una nutricionista. Si bien es cierto que estos profesionales están capacitados para tratar el tema de la alimentación, hay personas que ya “tienen esa información” pero les hace falta un trabajo más psicológico. El trabajo con un psicólogo especializado en alimentación puede ser de gran valor y un gran complemento al tratamiento tradicional de un nutricionista, al abordar aspectos como gestión emocional, distorsiones cognitivas, imagen corporal, autoestima, identidad, entre otros.

VL: En su mayoría, he podido crear un espacio seguro y una comunidad muy fuerte. Sin embargo, creo que como estoy llegando a más personas, hay más haters, y debido al enfoque que estoy usando, hay profesionales que no lo logran entender al 100%.

IJ: Les encanta, piensan que tiene mucho sentido común y que es un acercamiento que no habían considerado antes y les interesa entender más cómo funciona. Y no me lo he inventado yo; solo estoy cogiendo este mensaje/movimiento y compartiéndolo!

 

¿Cuál es el mayor reto que has encontrado?

VS: Que las personas con las que trabajo entiendan que no les voy a mandar una "dieta" y que la solución a sus problemas no pasa por apuntarse en otra dieta, sino en aprender a conocerse más a sí mismos y a tener herramientas más de tipo psicológico.

VL: Divulgar en un mar lleno de desinformación, discriminacion a cuerpos grandes, y estigma del peso.

IJ: No dejar que la mentalidad de la dieta de todo el mundo alrededor tuyo te influya. Seguir escuchando tu cuerpo y queriéndote desde un punto de vista neutro. 

 

¿Cuál es tu percepción de las dietas? 

VS: Una persona puede comer muy sano y no tener una relación saludable con la comida. El caso más extremo sería la ortorexia, un trastorno alimentario que consiste en la obsesión por la comida sana o “comer limpio”. Si bien es cierto que no todas las personas que hacen dieta desarrollan un trastorno alimentario, todos se desencadenan por haber comenzado una dieta. Por eso pienso que una dieta restrictiva no supervisada por un profesional así como todas estas dietas de moda que cambian cada 2-3 años (ayuno intermitente, keto, paleo) pueden ser muy peligrosas, porque pueden desencadenar una mala relación con la comida, entrando en los círculos viciosos de restricción y atracón o crear cierta obsesión con la comida. 

VL: No sirven. No lo digo yo, lo dice la ciencia: 95% de las personas que hacen dieta, fallan (Entendiendo dieta como las clásicas dietas milagros y restrictivas, no el concepto verdadero que es básicamente el patrón alimentario que todos llevamos).

IJ: No sirven y son el mayor problema que contribuye a que no tengamos buena relación con la comida y nuestro cuerpo. La dieta “funciona” mientras la haces, dejando de comer cantidades o grupos de alimentos y pierdes peso, pero en cuanto vuelves a comer normalmente, retomas el peso y esta vez con más ansia y con un metabolismo empeorado. Y entonces vuelves a empezar el ciclo. Lo peor es que nos convencemos que “esta vez sí me va a funcionar!”

 

¿Cómo crees que es una alimentación ideal?

VS: La alimentación tiene una función nutritiva a nivel físico, pero también a nivel emocional. Por eso es importante que sea equilibrada y balanceada en donde el placer ocupe también un lugar importante y en donde se escojan los alimentos desde la escucha interna de tus necesidades, así como atendiendo a las señales físicas de hambre y saciedad.

VL: La que te sirva a ti, que incluya variedad de alimentos, especialmente basados en plantas, que sea suficiente, y además se adapte a tu cultura, entorno, trabajo, y estilo de vida :)

IJ: Comer con intuición. Al principio no es fácil (porque estás tan acostumbrada a tener todo tipo de reglas con la comida) pero luego te cambia la vida. Comer alimentos que te hagan sentir bien físicamente (muchas verduras, frutas, carbohidratos complejos, grasas y proteínas que te sientan bien) y mentalmente ( galletas, chuches, palomitas, croissants etc.). Cuando quitas TODAS las restricciones y tu cuerpo acaba pidiéndote lo que te hace sentir bien. A mi me encanta comer de manera sana, pero también me encantan los dulces, todo tipo de carbohidratos, etc. y no me lo prohibo. Y desde que no me lo prohibo, no como tanto.

Etiquetas

Calle Fernando VI, 10, Madrid

Mon to Sat: 10h - 21:30h

hi@lamarcamad.com

Join our Mailing List

USEFUL INFORMATION

FOLLOW US

Instagram Facebook Twitter Youtube

Mother & Sister Companies

Lamarca Madrid LAB Lamarca Roots Lamarca Tracy Anderson
© 2019 LAMARCA LAB S.L.U. all rights reserved

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.